Diferencias entre titular y autorizado en una cuenta bancaria

3 diciembre 2020

28

Diferencias entre titular y autorizado en una cuenta bancaria

¿Estás pensando en abrir una cuenta de banco con otra persona? ¿Quieres que alguien pueda acceder a tu cuenta por si ocurre algo? No te preocupes, en esta entrada compartimos contigo las diferencias que existen entre titular y autorizado en una cuenta bancaria. Para que no existan confusiones.

Lo cierto es que no siempre tenemos claro qué supone ser un autorizado en una cuenta bancaria. Y cuando llegan los imprevistos o los problemas nos arrepentimos de no haber entrado en detalle en su momento. Para evitar esos conflictos en el futuro, entremos en detalle. 

El titular de una cuenta es la persona que firma el contrato con el banco. Tal cual. A efectos legales, es el propietario de los fondos depositados y el deudor en el supuesto de que exista un préstamo. Importante: también es el sujeto de las obligaciones fiscales. De hecho, Hacienda imputará las rentas a la persona que figure como titular en el contrato.

“El titular de una cuenta es la persona que firma el contrato con el banco”

Antes de profundizar  sobre la figura del autorizado en una cuenta bancaria, conviene recordar que una misma cuenta puede tener uno o varios titulares, ya sea en el momento de abrirla o más adelante siempre que su inclusión sea dentro del mismo año natural. Todos los titulares firman el contrato pero no todos los titulares son iguales a efectos prácticos, legales y fiscales

Tipos de cotitularidad en una cuenta bancaria distintos al autorizado

Por eso, existen varios tipos de cotitularidad que no tienen nada que ver con el papel de un autorizado en una cuenta de banco

  1. Titularidad solidaria: todos los titulares pueden mover dinero con independencia. Por ejemplo, piensa en una cuenta de banco familiar. Eso sí, no todos los titulares tienen por qué aportar fondos, como podría ser una cuenta compartida entre los padres y un hijo. 
  2. Titularidad mancomunada: cada titular necesita la aprobación de los demás para ejecutar cualquier decisión que afecte a la cuenta bancaria. Por ejemplo, en una cuenta para los socios de una empresa. 
  3. Titularidad subordinada: en este tipo de producto existen diferentes niveles de decisión entre los titulares. Algunos no necesitarán autorizaciones pero otros sí. 

¿Qué es un autorizado en una cuenta bancaria y qué poder tiene?

Un autorizado en una cuenta bancaria es una figura muy diferente. Un titular puede autorizar a una o varias personas para que figuren en la cuenta sin ser propietarias del capital. Les faculta, por ejemplo, para que hagan determinadas operaciones en una cuenta, pero no son propietarios del dinero que haya en ella.

“Un titular puede autorizar a una o varias personas para que figuren en la cuenta sin ser propietarias del capital”

¿El autorizado de una cuenta puede sacar dinero? En efecto, puede disponer del dinero hasta la cantidad que limite el titular. También está habilitado para firmar reintegros, talones y hacer transferencias. Y solicitar información de saldo, por ejemplo, sin contar con el titular. Suele ser muy habitual en las cuentas de una empresa, donde el titular es el propietario y el autorizado la persona responsable de contabilidad.

¿Cuáles son los límites operativos? El autorizado de la cuenta no puede, sin embargo, contratar nuevos productos asociados, como una tarjeta de crédito o de débito, así como modificar las condiciones o pedir un bloqueo. El autorizado tampoco puede disponer de capital después del fallecimiento del titular

Para que lo consideres: es muy importante comunicar con el banco el momento en que el titular de una cuenta de banco fallezca mediante un certificado de defunción. Recuerda que, en ese instante, el dinero de la cuenta quedará inmovilizado hasta que se ejecute la herencia.

Esperamos que esta entrada haya resuelto tus inquietudes sobre las diferencias entre un titular y un autorizado en una cuenta bancaria