Impuesto sobre el Patrimonio: ¿qué es?

20 mayo 2020

42

blog_imagenes_1

El impuesto sobre el patrimonio es uno de los deberes tributarios más singulares de la Hacienda española. Puede que hayas oído hablar a favor o en contra de él pero no tengas claro qué representa realmente, a quién se aplica y a cuánto asciende. No te preocupes, porque en este artículo resolvemos tus dudas. 

Los impuestos en España son algo más bajos respecto a sus socios de la Eurozona. Tanto si hablamos de impuestos directos, como el impuesto sobre el patrimonio, como indirectos. Por ejemplo, el tipo medio del impuesto sobre la renta de los trabajadores españoles es del 21,3%, por debajo de países como Bélgica (39,8%), Alemania (39,7%), Italia (31,4%) o Francia (28,7%), según un artículo de El País

“Se aplica sobre el patrimonio de las personas físicas, no sobre sus ingresos anuales o transacciones económicas”

Por el contrario, los tributos indirectos como el IVA (Impuesto del Valor Añadido), que se aplica a las transacciones económicas, oscila en una horquilla similar en toda la comunidad económica europea. En España, el tipo general es del 21%, mientras que en Italia asciende al 22% y en Alemania se reduce al 19%. 

Ley del impuesto sobre el patrimonio

En este contexto fiscal, el impuesto sobre el patrimonio juega un papel diferenciador. Para que quede claro, a veces también es conocido como impuesto sobre la riqueza o sobre los ricos. Y se aplica sobre el patrimonio de las personas físicas, no sobre sus ingresos anuales o transacciones económicas. No es un tributo muy extendido en el mundo. Por ejemplo, en Europa solo lo aplican algunos estados como Suiza, Noruega o Italia. 

El impuesto de patrimonio español data de 1978, con la aprobación de la Constitución. En aquel momento era de aplicación extraordinaria para censar los grandes capitales y completar los ingresos del IRPF (Impuesto sobre las Renta de las Personas Físicas). Más adelante, la gestión se transfirió a las comunidades autónomas y el marco legal establecido en la Ley 19/1991, de 6 de junio, aunque ha sido desarrollado en varios reglamentos posteriores.

“La base imponible es el valor de tu patrimonio neto”

Aunque en 2008, durante la crisis financiera, se fijó una exención de 3 ejercicios fiscales con una bonificación del 100% de la cuota del impuesto de patrimonio y la no obligación de presentarlo en la declaración, en septiembre de 2011 se recuperó su obligatoriedad tributaria. Hasta la fecha, se abona cada año.

Impuesto de patrimonio: ¿sobre qué se aplica?

El hecho imponible del impuesto de patrimonio, según la Ley 19/1991, es la «titularidad por el sujeto pasivo en el momento del devengo del patrimonio neto». Dicho de otra forma y para que nos entendamos, la base imponible es el valor de tu patrimonio neto. Esto es, el conjunto de los bienes y los derechos económicos de los que seas titular, una vez que se les resten las cargas y las deudas personales. 

Pero, atención, porque no todo el mundo tiene que abonar cada año el impuesto sobre el patrimonio en España. 

¿Quién paga el impuesto sobre el patrimonio?

Para entender bien qué es el impuesto de patrimonio conviene tener claro quién lo paga. Si te preguntas por qué nunca has tenido que presentarlo en tu Declaración de la Renta, compartimos contigo la respuesta. 

De todos los bienes y derechos de tu patrimonio neto, están exentos: 

  • Tu vivienda habitual cuanto tenga un valor de hasta 300.000€.
  • Tu patrimonio neto siempre que no supere los 700.000€ de carácter general. Esto es, excluida la vivienda, solo tendrás que abonar el impuesto sobre el patrimonio si superas dicha cantidad.
  • Como es un tributo transferido, la cantidad varía en función de la autonomía en la que tengas tu residencia fiscal. Por ejemplo, en Aragón el tope es de 400.000€ y en Cataluña de 500.000€. 

En consecuencia, no tienes que pagar este tributo si tus ahorros no superan los 700.000€ y tu vivienda vale menos de 300.000€. 

¿A cuánto asciende el impuesto de patrimonio?

Como es un tributo transferido, la cantidad exacta a pagar en concepto de impuesto de patrimonio depende de cada comunidad autónoma. El porcentaje a aplicar sobre tu patrimonio neto puede oscilar entre el 0,2% y el 2,5%, de forma general. Ten en cuenta que también existen ciertas bonificaciones que podrían modificar la cuota. 

Para que entiendas las diferencias, compartimos contigo algunos ejemplos de impuesto de patrimonio:

  • Andalucía, Cantabria y Galicia, del 0,24% al 3,03%.
  • Asturias del 0,22% al 3%.
  • Baleares del 0,28% al 3,45%.
  • Cataluña del 0,21% al 2,75%.
  • Extremadura del 0,3% al 3,75%.
  • Murcia del 0,24% al 3%.
  • Valencia del 0,25% al 3,12%.
  • Madrid: no paga cuota. Está bonificada en un 100%.

Esperamos que con este artículo te haya quedado claro qué es, cómo se aplica y a quién le afecta el impuesto de patrimonio. Si la información te ha resultado útil, ¿por qué no compartes en tus redes sociales para que ayude a otras personas?

Una forma más fácil y rápida de pagar.
Google Pay

Saber más