Guía completa del certificado energético de vivienda

31 enero 2019

37

certificado energetico vivienda

El certificado energético de una vivienda no solo es obligatorio, si no que puede influir en el precio del inmueble. Compartimos contigo esta práctica guía para que conozcas todos los secretos de este documento de forma sencilla y conveniente. Además, descubrirás cuánto cuesta.

Este documento es más importante de lo que crees. El 60% de las viviendas españolas se construyeron sin ninguna normativa de eficiencia energética, según el Ministerio de Fomento. De hecho, las viviendas en España consumen un 17% de toda la energía del país. La certificación es el primer paso para reducir el consumo de energía de las casas españolas.

¿Qué es el certificado energético de una vivienda?

Es un documento técnico que califica la eficiencia energética de un inmueble. Dicho de otra manera, evalúa la cantidad de energía que consume una vivienda cuando está habitada. Los diferentes niveles energéticos se miden siguiendo una escala que va de “A” hasta “G”, siendo el “A” el más eficiente y el “G” el menos.

La certificación contiene, además, otras informaciones interesantes. Por ejemplo, las características energéticas de la casa y una serie de recomendaciones de mejora que no son obligatorias pero que, si las aplicas, renuevan la calificación energética hasta dos niveles.

La calificación debe registrarse en cada comunidad autónoma para ser validada y certificada. Por cierto, cada validación viene con una etiqueta energética, que es un documento estándar que representa la escala energética y la letra que le corresponde al inmueble.

“Evalúa la cantidad de energía que consume una vivienda cuando está habitada”

¿A qué edificios afecta?

El certificado energético de vivienda es obligatorio en España desde el 1 de junio de 2013 para poder alquilar o vender un inmueble o local. Está regulado por el Real Decreto 235/2013 y procede de una directiva europea de 2002 que todos los países miembros comparten.

Este documento es obligatorio para los edificios de nueva construcción, los edificios que se vendan o alquilen a un nuevo arrendatario y los edificios públicos que ocupen más de 250 metros cuadrados y sean frecuentados por el público. Por ejemplo, un hospital.

¿Quién está obligado a tener un certificado energético?

El propietario o promotor que quiera vender o alquilar el inmueble debe tener el certificado energético. Además, es responsable de presentarlo en el organismo correspondiente para el registro y la obtención de la etiqueta correspondiente. Y tiene que entregarlo al comprador o enseñarlo al nuevo inquilino.

Cuidado, porque vender o alquilar sin el certificado energético es una infracción que está sancionada con multas de entre 300€ y 6.000€, según el caso y la gravedad. Por ejemplo, el certificado energético de vivienda unifamiliar debe mostrarse en los anuncios de venta o alquiler de la casa. En caso contrario, el propietario incurre en una infracción leve que se traduce en una multa de hasta 600€. Otro ejemplo: una infracción grave, multada con 6.000€, es publicitar un apartamento con un certificado que no tiene.

Si eres comprador o arrendador y no te entregan o enseñan el documento, puedes denunciar.

¿Qué vigencia tiene la certificación?

El documento técnico tiene una validez máxima de 10 años. Pasada una década, el propietario tiene que volver a certificar la vivienda. También si hace unas reformas que superen los criterios que pone cada comunidad autónoma, así que presta atención.

 

 

“El certificado energético de vivienda es obligatorio en España desde el 1 de junio de 2013 para poder alquilar o vender un inmueble o local”

¿Cuánto cuesta el certificado energético de una casa?

El precio lo fija el mercado y depende mucho de la comunidad autónoma y de cada certificador. Por cierto, el certificado pueden realizarlo arquitectos, arquitectos técnicos, ingenieros civiles e ingenieros industriales.

Por ejemplo, cuando el Real Decreto se puso en marcha en 2013, los precios rondaban los 250€ por vivienda unifamiliar. Un año después, los precios bajaron hasta unos 120€ de media en todo el país, según los datos de Certicalia. A día de hoy, puedes conseguir a un certificador por 50€ o menos.

¿Cuál es la principal ventaja de la calificación energética?

Además de saber cuánta energía consume una vivienda y, por tanto, a cuánto ascenderán tus facturas mensuales de la luz y el gas, la calificación tiene una ventaja que debes considerar: cuanto mejor es la calificación de un inmueble, mejor precio tendrá. Por ejemplo, un certificado energético de vivienda unifamiliar “A” tendrá mejores expectativas de venta que uno de clase “G”. No solo porque la facturas serán menores, si no porque el confort general de la casa será mejor.

Si tu interés por este certificado es porque estás pensando en cambiarte a la casa de tus sueños y quieres estar seguro de que es eficiente, deberías echar un vistazo a nuestra Hipoteca Pibank. Un hipoteca a tipo variable, sin comisiones ni compensación por desistimiento; sin gastos en Pibank porque nos hacemos cargo de los gatos de hipoteca, incluida la tasación; y sin ataduras, porque no te obligamos a nada, ni siquiera a domiciliar tu nómina o a contratar seguros con nosotros.

Una forma más fácil y rápida de pagar.
Google Pay

Saber más