La principal diferencia entre impuestos directos e indirectos

26 noviembre 2018

58

Impuestos directos e indirectos

Hacienda somos todos, en lo metafórico y en lo real. Los españoles destinan un 43% de su salario medio a pagar impuestos, según un estudio del Intitut Économique Molinari. Visto de otro modo, un español trabaja hasta el 8 de junio para cumplir con el Estado y el resto del año en beneficio propio. Para que entiendas cómo recauda la Agencia Tributaria te explicamos la principal diferencia entre impuestos indirectos y directos.

La tributación en España se puede dividir en dos categorías en función de la renta o el patrimonio que gravan: los impuestos directos y los impuestos indirectos. Ambos tipos de gravámenes son la principal fuente de ingresos del Tesoro y la base sobre la que se sustenta el gasto público.

Los impuestos directos

Los impuestos directos gravan el patrimonio, los ingresos o cualquier otra manifestación directa de la riqueza de una persona. Por ejemplo, una vivienda, un terreno o un salario. Pagas al Estado por lo que tienes y por lo que ingresas. Estos son los más conocidos en España:

  • Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF). Grava todas las rentas del trabajo y capital que hayas tenido durante un ejercicio fiscal.
  • Impuesto sobre Sociedades. Se aplica sobre el beneficio que obtienen las empresas.
  • Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones.
  • Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI). Grava la posesión de una vivienda.
  • Impuesto sobre Actividades Económicas (IAE). Fiscaliza la actividad emprendedora.

Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica (IVTM). También conocido como el impuesto de circulación que pagas por tener un coche.

“Los impuestos directos gravan el patrimonio, los ingresos o cualquier otra manifestación directa de la riqueza de una persona”

Los impuestos indirectos

Los impuestos indirectos, en cambio, gravan la manifestación indirecta de las riquezas de las personas. Por lo tanto, se aplican sobre el consumo y las transmisiones de bienes o derechos. No dependen de lo que tengas, si no de lo que compres. Por ejemplo, lo pagas cuando compras en el supermercado. Estos son los más habituales en España:

  • Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA). Grava los actos de consumo y lo pagas en el momento de la adquisición. Existen tres tipos de IVA en función de lo que consumas:
    • IVA general (21%). Se aplica a la mayoría de productos y servicios, desde la ropa o los servicios de fontanería hasta los electrodomésticos. Básicamente, grava todo lo que no esté en los siguientes dos tipos de IVA.
    • IVA reducido (10%). En esta categoría se gravan productos alimenticios, farmacéuticos, agua y la compra de viviendas entre otros.

IVA superreducido (4%). Se aplica a bienes y servicios de primera necesidad, como los alimentos básicos de la cesta de la compra o libros y prensa, entre otros.

“Los impuestos indirectos, en cambio, gravan la manifestación indirecta de las riquezas de las personas”

  • Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados (ITP). Grava la circulación de bienes y derechos por un lado, y el gasto del dinero o la renta que tengamos por otro. Por ejemplo, la compra venta de una vivienda de segunda mano y el hecho de tener que documentar este acto.
  • Impuestos especiales. Son tributos que recaen sobre ciertos bienes como el alcohol, los hidrocarburos, la electricidad, el tabaco o la matriculación de medios de transporte.

Si te preocupan los ahorros que te quedan después de rendir cuentas con Hacienda, deberías echar un vistazo a la Cuenta Nómina Pibank. Te ofrece una rentabilidad del 0,50% TAE (Tasa Anual Equivalente) desde el primer euro si tu saldo medio mensual supera los 5.000€, con una liquidación mensual de intereses. Además, te permite sacar dinero en todos los cajeros gratis de España y del mundo.Y sin comisiones, ninguna.

Pibank con Apple Pay.

Saber más