¿Puedo desgravar la hipoteca de mi vivienda?

8 agosto 2018

26

desgravar hipoteca

Cada vez que llega la primavera y, por tanto, el plazo para hacer la declaración de la renta, es bueno saber qué conceptos puedes desgravarte. Una cantidad a considerar, por ejemplo, es el importe que has pagado por la hipoteca de tu vivienda.

Desgravar consiste en “descontar ciertas partidas de la base de un tributo”, según la definición de la Real Academia Española. Por ejemplo, desgravar la hipoteca significa descontar el importe de la aportación de nuestra base imponible en el IRPF (Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas).

No todas las hipotecas desgravan en la declaración de la renta, por eso, te ayudamos a saber si puedes o no beneficiarte de esta deducción. Antes de nada, recuerda que el titular de una hipoteca tiene derecho a desgravar el 15% sobre el importe abonado durante el ejercicio fiscal, con un límite de 9.040 euros. Es decir, la rebaja en la cuota del IRPF nunca será mayor de 1.356 euros. Si el préstamo hipotecario tiene dos titulares, cada uno debería realizar la declaración de la renta de manera individual y podría desgravarse como máximo ese 15%.

“Para poder desgravar una hipoteca tienes que haber firmado la compra antes del 1 de enero de 2013”

desgravar la hipoteca de tu vivienda

Estos son los cuatro elementos que debes tener en cuenta:

  1. Desgravar la hipoteca según la fecha de compra

Para poder desgravártela tienes que haber firmado la compra antes del 1 de enero de 2013. En esta fecha desapareció la desgravación por vivienda habitual para futuros hipotecados. Por suerte, la medida no tiene carácter retroactivo y no afecta a quienes compraron una vivienda con anterioridad.
Si adquiriste la vivienda después del 1 de enero de 2013 no podrás desgravar el importe pagado, pero estás obligado, de todas maneras, a declarar la hipoteca en la renta.

  1. Para desgravar una hipoteca la vivienda tiene que ser habitual

Es obligatorio que el inmueble sea tu vivienda habitual. Las hipotecas de segundas residencias o casas alquiladas a terceros no desgravan en el IRPF. Pero, ¿qué se considera una vivienda habitual?

El inmueble tiene que cumplir con tres requisitos fundamentales:

  • Que sea la residencia del contribuyente durante un plazo seguido de un mínimo de tres años. No se aplica si el contribuyente ha fallecido o existen circunstancias que exijan el cambio de domicilio como el matrimonio, la separación, el traslado laboral, un primer empleo o uno mejor.
  • Que se habite de forma efectiva la vivienda en un plazo nunca superior a doce meses a contar desde la fecha de compra.
  • También forman parte de la vivienda habitual los anexos como los trasteros, jardines o piscinas, siempre que se adquieran con el inmueble, así como un máximo de dos plazas de garaje.

Aunque la regulación exija tres años de residencia en el mismo inmueble, puedes desgravar los pagos de tu hipoteca antes de que se cumpla este plazo. Sin embargo, si quieres vender la vivienda antes de ese tiempo no podrás beneficiarte de la exención por reinversión, ya que no se considera que haya sido tu vivienda habitual.

“Es obligatorio que el inmueble sea tu vivienda habitual”

  1. La hipoteca debe ser íntegra para una vivienda

En ocasiones solicitamos una hipoteca que financia el importe de la vivienda y el banco nos ofrece una cantidad extra para, por ejemplo, una reforma.

Pues bien, solo es posible desgravar la hipoteca en el IRPF si has destinado el préstamo, en su totalidad, para la adquisición de una vivienda. No se puede deducir la parte proporcional de las cuotas que se destine a otros conceptos que no sean el inmueble. Presta atención, porque, a veces, en el borrador de la declaración de la renta no aparecen los datos del préstamo exclusivamente financiero, pero las sanciones posteriores de Hacienda no suelen fallar. La cuantía de la multa dependerá de la gravedad, el tiempo transcurrido (intereses de demora) y el recargo por presentación fuera de plazo. Si existe un requerimiento de la Agencia Tributaria, además, tendrás que abonar 300€ por cada ejercicio mal presentado.

  1. La hipoteca desgrava si es un bien inmueble

Una última condición indispensable para desgravar la hipoteca es que la vivienda adquirida sea un bien inmueble. Puede parecerte extraño, pero no lo es tanto: las casas móviles, por ejemplo, son consideradas como bienes muebles y no puedes desgravarlas.

Si la hipoteca de tu vivienda cumple con estos cuatro requisitos comprueba que consta correctamente en la deducción. En ocasiones, Hacienda no incluye esta opción. Toma en cuenta, también, que debes incluir el importe añadiendo, si tienes, las primas por seguros que incluya el préstamo hipotecario.