¿Qué es un troyano y cómo evitarlo?

6 octubre 2022

10

troyano

Un troyano es un héroe de la época antigua, pero no es el troyano que nos interesa en este momento. Hablamos de un programa informático, utilizado por los piratas de Internet, que puede causar muchos problemas de seguridad. Compartimos contigo qué es exactamente y cómo evitarlo. 

Un troyano informático o caballo de Troya es un término de ciberseguridad que hace referencia a un programa maligno que se presenta como un software en apariencia legítimo. Sin embargo, cuando lo ejecutas, este programa proporciona acceso remoto a un atacante, que entra en tu ordenador, tablet o smartphone.

Este malware se llama troyano en referencia a la historia del caballo de madera mencionado en la Odisea del poeta Homero. Fue un artilugio utilizado por los griegos como estrategia para introducirse en la ciudad fortificada de Troya.

Los cibercriminales utilizan el troyano para robar datos privados, espiar a usuarios y conseguir acceso no autorizado a los sistemas personales o profesionales. Suele tener una apariencia amigable para ti, haciendo que no desconfíes y lo ejecutes.

Este malware puede estar escondido en un archivo adjunto a un correo electrónico, en una memoria USB, en un programa gratuito descargado de internet o en un software de compartición de archivos P2P. De hecho, el criminal puede simular ser tu jefe y ocultar su troyano informático en un videojuego o en una película.

Una vez instalado en tu equipo, el troyano actúa de forma silenciosa, sin que te enteres de nada. Como tiene acceso a tu ordenador puede ejecutar casi cualquier cosa. Por ejemplo, cualquier actividad que realices en tu dispositivo se puede grabar y enviar a un servidor ajeno.

¿Qué implica esto? Imagina que realizas transacciones financieras y que el troyano manda toda tu información bancaria y de tus tarjetas de crédito a un delincuente que quiere utilizarla o venderla. Podrías estar perdido.

Un malware troyano necesita tu permiso para ejecutarse: tienes que invitarle a entrar como los troyanos al caballo de madera de la épica antigua.

Los cibercriminales utilizan el troyano para robar datos privados, espiar a usuarios y conseguir acceso no autorizado a los sistemas personales o profesionales. Suele tener una apariencia amigable para ti, haciendo que no desconfíes y lo ejecutes.

Este malware puede estar escondido en un archivo adjunto a un correo electrónico, en una memoria USB, en un programa gratuito descargado de internet o en un software de compartición de archivos P2P. De hecho, el criminal puede simular ser tu jefe y ocultar su troyano informático en un videojuego o en una película.

Una vez instalado en tu equipo, el troyano actúa de forma silenciosa, sin que te enteres de nada. Como tiene acceso a tu ordenador puede ejecutar casi cualquier cosa. Por ejemplo, cualquier actividad que realices en tu dispositivo se puede grabar y enviar a un servidor ajeno.

¿Qué implica esto? Imagina que realizas transacciones financieras y que el troyano manda toda tu información bancaria y de tus tarjetas de crédito a un delincuente que quiere utilizarla o venderla. Podrías estar perdido.

No descargues programas gratuitos de internet, no abras imágenes o vídeos recibidos por email. No utilices programas P2P

Troyanos: cómo evitarlos

Para funcionar, un malware troyano necesita tu permiso para ejecutarse: tienes que invitarle a entrar como los troyanos al caballo de madera de la épica antigua. Si arrancas un programa, abres un documento o una imagen que lo activa, le habrás abierto la puerta. Esta premisa es fundamental para protegerte de ellos.

 

La primera defensa contra un troyano informático es nunca abrir un archivo adjunto de correo electrónico o ejecutar un programa si no conoces 100% a la fuente de origen. Es la medida más extrema pero más efectiva. No descargues programas gratuitos de internet, no abras imágenes o vídeos recibidos por email. No utilices programas P2P.

La segunda defensa para evitar a un troyano es tener siempre instalado y en funcionamiento un antivirus y un antimalware, actualizados de forma constante. Y aplicar esta misma receta al sistema operativo, al navegador de internet y al conjunto de las aplicaciones que utilizas. Mantén todos los programas siempre al día. Y descarga siempre de los sitios web o tiendas de apps oficiales.

Eliminar este tipo de malware es un proceso más complicado de lo que parece. Por eso, lo más práctico es dejarlo en manos de los antivirus y los antimalware, que cuando hacen sus análisis y detectan una amenaza toman las medidas necesarias para aislar o eliminar el problema en cuestión.

Pagar con tu móvil te conviene.
Google Pay

Saber más