¿Cómo ahorrar en casa con estos 5 trucos de tu cuñado?

30 julio 2019

9

cómo ahorrar dinero en casa

Si estás pensando en cómo ahorrar en casa seguro que ya se te ha ocurrido algún remedio o truco casero. Puede que hayas preguntado a alguien sobre sus propios consejos para ahorrar en el hogar con garantías. Es posible, incluso, que hayas cometido la temeridad de solicitar ayuda al sabelotodo de tu cuñado. 

No descartes la sabiduría de tu cuñado para un asunto tan práctico, por mucho dolor de cabeza que pueda provocarte con sus insistentes remedios. 

Cómo ahorrar dinero en casa es una preocupación de casi todos los españoles y quién más y quién menos ha pensado sobre ello alguna vez. De hecho, el gasto medio por hogar en España fue de 29.188€ durante 2017, el último año del que tenemos datos en el Instituto Nacional de Estadística (INE). De esta cantidad, una tercera parte corresponde a la vivienda, un 14% a la alimentación y un 4,5% al mobiliario, por ejemplo. En cambio, el salario medio mensual para ese mismo año fue de 1.889€ brutos, 22.668€ anuales. 

Si haces la cuenta, verás que gastamos más de lo que ingresamos. Por lo tanto, es normal preguntarse cómo ahorrar en casa. Pero no te preocupes, compartimos contigo 5 trucos. Algunos te parecerán de Perogrullo (para eso son de tu cuñado) y otros no tan evidentes. 

“No dejes los aparatos eléctricos (como el ordenador) encendidos cuando no los utilices. Tampoco los dejes en stand-by, ya que siguen consumiendo electricidad”

5 consejos para ahorrar dinero

1.No malgastes electricidad

El gasto medio energético anual por hogar español es de 990€ según los datos del IDAE (Instituto para la Diversificación y el Ahorro de Energía). De esa cantidad, un 35% corresponde a la electricidad. No malgastes. 

Por ejemplo, no dejes los aparatos eléctricos (como el ordenador) encendidos cuando no los utilices, tampoco los dejes en stand-by, ya que siguen consumiendo electricidad. Recuerda que los electrodomésticos en stand-by pueden suponer un 12% de la factura de la luz. 

2.Instala bombillas eficientes

Ahorrar dinero en casa a largo plazo a veces requiere de una pequeña inversión inicial. El uso de bombillas de led es un ejemplo perfecto. No solo debes apagar las luces de las estancias en las que no estés, si no que deberías asegurarte de que todas las bombillas de tu hogar son eficientes. 

Los modelos de bajo consumo o de tecnología LED son buenas alternativas para ahorrar dinero. Una bombilla eficiente puede llegar a consumir un 80% menos de energía que sus primas incandescentes y tienen hasta 10 veces más de vida útil. 

“Presta también atención a la temperatura del agua de la lavadora y el lavavajillas si quieres poner en práctica los consejos sobre cómo ahorrar en casa”

3.Usa agua fría en vez de caliente

Tu cuñado lo sabe: el agua caliente puede suponer hasta un cuarto del consumo energético de una vivienda normal. Cualquier reducción del uso de agua caliente te ayudará a bajar el importe dea factura. Por ejemplo, para fregar los platos. Los grifos monomando permiten mezclar agua fría y caliente en el fregadero. ¿Sabías que fregar con agua fría es más saludable para la piel?

“Ojo, cuidado”, que diría tu cuñado. También presta atención a la temperatura del agua de la lavadora y el lavavajillas si quieres poner en práctica los consejos sobre cómo ahorrar en casa. 

4.No malgastes agua

Habrás escuchado este consejo para ahorrar en casa cientos de veces. Que no se te olvide, vives en un país propenso a la sequía y con grandes problemas de gestión del agua. Cierra el grifo cuando no lo utilices. Por ejemplo, mientras te lavas los dientes, te afeitas o te enjabonas. En un minuto se pueden desperdiciar 10 litros de agua. 

La mayoría de los grifos te permiten instalar un limitador de caudal que impide que se abra más allá de un ángulo concreto. Con este truco puedes reducir el consumo de agua en 2 o 3 litros por minuto. Y recuerda, es mejor ducharse que bañarse y no utilices la taza del váter como cubo de basura. 

5.Ni frío ni calor, cero grados

La temperatura ideal para una vivienda está alrededor de los 20ºC, aunque es cierto que cada uno tiene una sensación térmica diferente y una zona de confort variable. Eso sí, ten en cuenta que calentar una casa un grado de temperatura aumenta el gasto entre un 5% y un 10%. 

Por la noche o cuando no estés en casa es recomendable regular el termostato en torno a los 15 grados. Es una temperatura suficiente para que el hogar se mantenga y no gastes en exceso. En invierno, procura no tapar los radiadores ni estar en casa como si fuera verano. Es más práctico y agradable taparse con una mantita que despilfarrar dinero en calefacción. 

Aplica esta misma lógica al aire acondicionado para aprender cómo ahorrar en casa. En lugar de los 15ºC, piensa en una temperatura agradable sin necesidad de sentirte helado ni caluroso.

Una forma más fácil y rápida de pagar.
Google Pay

Saber más