Cómo ahorrar gas y reducir la factura de forma fácil

8 mayo 2019

147

Aprende cómo ahorrar gas

Reducir el importe de las facturas de un hogar es una preocupación habitual de las familias españolas. Lo más corriente es pensar en las facturas de la electricidad y del acceso a Internet. Sin embargo, las familias que utilizan gas natural saben bien que esta forma de calentar el agua y la vivienda es uno de los mayores gastos mensuales. Por eso, compartimos contigo esta guía sobre cómo ahorrar gas.

La media de gasto mensual de gas en España es de 40€ por hogar, aunque con variaciones estacionales y en función del clima, según un artículo de Expansión. En los meses pico de invierno, donde la calefacción funciona más horas, la factura del gas supera una media de los 150€. En consecuencia, es normal plantearse cómo ahorrar en la factura del gas.

“La media de gasto mensual de gas en España es de 40€ por hogar, aunque con variaciones estacionales y en función del clima”

Cómo ahorrar gas natural 

Para facilitarte la tarea, hemos resumido las 6 acciones con más impacto y de aplicación más sencilla, para no complicarte la vida y que consigas tu objetivo de forma cómoda.

  • Aprovechar la luz solar. El sol es la principal fuente de calor de las viviendas durante el invierno. ¿Por qué no aprovechar lo que la naturaleza nos da en lugar de tener la calefacción a muchos grados? Si dejas las persianas subidas y las cortinas abiertas, permites que el sol entre a través de las ventanas y caliente la casa.
  • Regular la temperatura de forma consciente. La subida de temperatura de la calefacción dispara el consumo de gas y, por lo tanto, la factura que pagarás a final de mes. Un buen recurso es poner el termostato a 21 o 22 grados de forma continua, para evitar subidas bruscas. Del mismo modo, vigila la temperatura del agua: no es necesario que supere los 45 grados para que te duches con confort.
  • Cada habitación, una temperatura. Ahorrar gas es más fácil si tienes en cuenta cada espacio de tu casa. En una vivienda grande, no todas las estancias se utilizan igual. Si cuentas con termostatos individuales, puedes regular cada caso. Y las habitaciones que no uses de forma habitual tienen suficiente con 15 grados de temperatura.

“La mayoría de estos trucos sobre cómo ahorrar gas y reducir la factura son buenos hábitos que puedes adquirir de forma sencilla”

  • Mantenimiento de la instalación. Tanto la caldera como del resto de componentes de la calefacción y el agua caliente son un factor más que importante para ahorrar gas. Por ejemplo, puedes purgar los radiadores justo antes del invierno o revisar la caldera, al menos, cada 5 años. No alargues su vida más de 15 años, así mantendrás cierta eficiencia en el consumo.
  • Aislar puertas y ventanas. El calor de tu calefacción se dispersa con mucha facilidad a través de las puertas y las ventanas. Ahorrar gas es más sencillo con unos cerramientos eficientes y ventanas dobles, por ejemplo. Si no te puedes permitir la inversión de renovar las ventanas, puedes colocar gomas en las juntas y bajar las persianas cuando se vaya el sol.
  • Ventila con la calefacción apagada. Ventilar es necesario en cualquier hogar, pero hazlo con sentido común para no desperdiciar energía. Por ejemplo, un buen truco es ventilar por la mañana antes de encender la calefacción. Así no perderás calor ni malgastarás gas que después tendrá un impacto en tu factura. Si quieres abrir las ventanas por alguna otra razón, cierra antes la puerta de esa habitación.

Como puedes comprobar, la mayoría de estos trucos para ahorrar gas y reducir la factura son buenos hábitos que puedes adquirir de forma sencilla. Prueba a aplicarlos y comprobarás que tienen un impacto real.

Por cierto, si te ha gustado esta guía y crees que puede ser valiosa para otras personas, siempre puedes compartirla en las redes sociales.

También puede interesarte...

Una forma más fácil y rápida de pagar.
Google Pay

Saber más