Cómo calcular una hipoteca de forma fácil

11 septiembre 2018

26

calcular hipoteca

Si estás pensando en comprar una vivienda mediante una hipoteca tendrás que calcular cuánto pagarás al mes para que te salgan las cuentas. Es importante que conozcas los factores que afectan al cálculo de cualquier préstamo hipotecario.

Una hipoteca es un préstamo a largo plazo que te vinculará con el banco durante décadas. Por esta razón es importante que valores dos cosas: cuánto estás dispuesto a pagar en total por tu vivienda y el importe que serás capaz de devolver cada mes, es decir, la cuota. Para saber cómo calcular una hipoteca de forma fácil debes considerar 5 factores.

Importe a financiar

Los bancos no suelen conceder hipotecas por más del 80% del valor de tasación o de compraventa de un inmueble. Esto significa que, en el momento de la compra, deberás aportar un mínimo del 20% del valor más los gastos de gestoría y notaría, y el resto procederá del préstamo hipotecario. Cuanto más dinero pidas al banco menos ahorros necesitarás, pero más te endeudarás a largo plazo.

Por ejemplo, si quieres comprar una casa valorada en 200.000€, el banco te prestará un máximo de 160.000€. Los 40.000€ restantes tendrás que ponerlos de antemano para que la operación llegue a buen puerto. Un elemento clave para saber cómo calcular una hipoteca.

Plazo de amortización

Cuanto mayor sea el plazo de devolución de la hipoteca menor será la cuota mensual. Sin embargo, pagarás más intereses porque el préstamo se alarga en el tiempo. Piensa en un equilibrio entre el plazo y la cuota que se ajuste a tus intereses. A día de hoy, los bancos conceden hipotecas por un máximo entre 30 y 40 años.

Los bancos se fijan en que la edad del titular no supere los 75 años de edad al terminar la hipoteca cuando calculan el plazo de devolución máximo. Por ejemplo, una hipoteca a 40 años no se concederá a clientes de más de 35 años.

“Los bancos no suelen conceder hipotecas por más del 80% del valor de tasación o de compraventa de un inmueble”

como calcular la hipoteca

 

Tipo de interés

El tipo de interés es un factor clave en el proceso de cómo calcular una hipoteca. Existen tres categorías de tipos de interés que debes considerar a la hora de estudiar el préstamo que más te conviene.

En las hipotecas a tipo fijo la cuota mensual que tienes que pagar y el tipo de interés no cambiarán nunca. Cada mes pagarás la misma cantidad aunque los tipos de interés varíen.

En las hipotecas a tipo variable, el interés está vinculado a un índice de referencia: el más habitual es el Euríbor, que indica el promedio al que un grupo de bancos europeos se conceden préstamos a corto plazo para luego prestar el dinero a particulares. El valor de tu cuota cambiará según este índice.

Finalmente, en las hipotecas a tipo mixto tendrás un tipo fijo durante los primeros años del préstamo y después pasarás a un variable referenciado al Euríbor.

“Cuanto mayor sea el plazo de devolución de la hipoteca menor será la cuota mensual”

Productos vinculados

Si estás en medio del proceso de cómo calcular una hipoteca también debes tener en cuenta la vinculación obligatoria de productos. El banco mejorará las condiciones de tu hipoteca si contratas otros productos además del préstamo porque valora su relación a largo plazo contigo. Por ejemplo, una cuenta nómina o seguros vinculados a la hipoteca.

Los productos vinculados que suelen tener un coste son los seguros, ya sean de hogar, de vida o de desempleo, los planes de pensiones y las tarjetas de crédito y débito. Presta atención a los importes a pagar para que tu cuota mensual sea realista y recuerda que el único seguro obligatorio es el de incendios, el resto son opcionales.

Comisiones

Si conoces los cinco pasos para pedir una hipoteca sabrás que las comisiones juegan un papel importante en todo préstamo y que deben entrar en tus cálculos. Las comisiones son libres y cada banco establece las que considera oportunas. Existe un gran variabilidad, pero las más habituales son tres:

  1. Comisión de apertura. La pagas al inicio del préstamo por los trámites de formalización de la hipoteca. Se calcula sobre la cantidad total que solicitas.
  2. Comisión de cuenta asociada. Algunos bancos cobran una comisión por mantener una cuenta para gestionar los pagos mensuales de la hipoteca si no eres cliente de la entidad.
  3. Comisión por amortización parcial o total. El banco te cobra esta tasa si quieres devolver el préstamo de forma anticipada, ya sea en parte o el total que te quede por pagar. Consideran que cubre los trámites administrativos de la entidad y lo que dejan de ingresar en concepto de los intereses del dinero que queda por devolver.

Ahora que ya conoces los principales elementos a tener en cuenta sobre cómo calcular una hipoteca de forma fácil, haz tus consideraciones y prepárate para tomar la decisión financiera más importante de tu vida.