¿Cómo es el método kakebo para ahorrar?

14 abril 2022

29

Pros,And,Cons

Kakebo no es el personaje de una serie japonesa para niños ni tampoco una marca oriental de electrónica. Ni siquiera un juego como el sudoku. El llamado método kakebo es un sistema nipón de ahorro que está dando mucho que hablar. Y para que no te pierdas con la traducción, compartimos contigo en qué consiste y cómo puede beneficiar a tus finanzas personales o familiares.

La palabra japonesa kakebo significa libro de cuentas del hogar y se comenzó a utilizar en 1904, cuando la primera periodista japonesa de la historia, Motoko Hani, elaboró un método para ayudar a las mujeres a gestionar las finanzas domésticas de forma eficiente. En aquella época, las japonesas recibían el dinero de sus maridos y se encargaban de administrarlo de la mejor manera posible, ya que su asignación mensual dependía en exclusiva de lo ahorrado.

La base sobre la que se sustenta el método kakebo es el uso del lápiz y el papel para anotar todos los ingresos y los gastos, para llevar un control exquisito y detallado de cada una de las entradas y de las salidas de dinero de la economía familiar. Para ello, Motoko Hani, en su revista femenina La compañera de la mujer, recomendaba el uso de una agenda física.

La base sobre la que se sustenta el método kakebo es el uso del lápiz y el papel para anotar todos los ingresos y los gastos

La filosofía de kakebo está clara: si tienes un control sobre lo que ganas y lo que gastas puedes aplicar las medidas de ahorro que creas convenientes. O evitar estrecheces a fin de mes y sustos inesperados por un imprevisto. Y si lo haces de forma física, lo sientes más real.

Para adentrarse en la disciplina de ahorro kakebo debes dividir los ingresos y los gastos que tienes por categorías. Compartimos contigo los ejemplos más habituales para que te quede claro:

  1. Los ingresos: la nómina, las rentas o las pensiones, por ejemplo.
  2. Los gastos:
    1. Los esenciales: la luz, el agua, el gas, el alquiler o la hipoteca.
    2. El ocio: los restaurantes, las actividades deportivas o los viajes.
    3. La cultura: el cine, el teatro o las compras de libros.
    4. Los extras: los regalos o las reparaciones del coche.

Cada uno de estos ingresos y de estos gastos anotados en tu agenda kakebo debe estar vinculado a un plazo concreto: por días, semanas, meses y trimestres. Así puedes saber con información precisa lo que gastas en cada momento y puedes comparar periodos, además de descubrir aquellas partidas a las que destinas más dinero. ¿El objetivo? Poder ahorrar en lo innecesario, como en los gastos hormiga.

La filosofía de kakebo está clara: si tienes un control sobre lo que ganas y lo que gastas puedes aplicar las medidas de ahorro

En cuanto pongas frente a frente tus ingresos y tus gastos tendrás una imagen clara y concreta de tu salud financiera y comprenderás si llevas un estilo de vida acorde con tus rentas, si ya tienes un espíritu ahorrador o si, por el contrario, vives en un exceso de consumo.

El método kakebo requiere constancia y compromiso para obtener resultados. ¿Por qué? Porque hasta que no hayas completado varios ciclos completos de meses o de trimestres de anotaciones contables no podrás conocer al detalle las finanzas personales o familiares, así como los hábitos de gasto y las posibilidades que tienes de recortar gastos para ahorrar y pensar en el futuro.

También puede interesarte...

Pibank_blog_Cashback_qué_es

Cashback: ¿qué es?

Young,Brothers,Talking,With,Tin,Can,Telephone,On,Grunge,Background.

¿Qué es SWIFT?

Pagar con tu móvil te conviene.
Google Pay

Saber más