¿Cómo hacer un huerto en casa y comer tus propios tomates?

17 octubre 2019

89

Huerto_1

Te criaste en un pueblo y echas de menos la huerta. Eres un granjero frustrado que habita en el centro de la ciudad. Eres un urbanita que necesita desesperadamente el contacto con la naturaleza. Quieres saber qué comes y, sobre todo, alimentarte con lo que tú cultivas. Esta guía es para ti: cómo hacer un huerto en casa. 

Por si acaso vas tan deprisa en tu vida diaria y no lo recuerdas, las lechugas no crecen en los lineales del supermercado. Los garbanzos no aparecen por arte de magia dentro de los botes. Los tomates de lata no son una variedad. 

Alguien ha cultivado estos alimentos en un huerto. ¿Por qué no hacerlo en tu hogar? Sentir el paso de las estaciones, aumentar la sensibilidad hacia la naturaleza, disfrutar de los sabores auténticos… Existen muchos argumentos a favor. ¿Cuál es el tuyo para ponerte manos a la obra y hacer un huerto urbano en casa?

“Debes pensar bien en los 5 elementos que necesitas para saber cómo hacer un huerto en casa”

Antes de comprarte el sombrero de paja y la azada, aremos este campo. Debes pensar bien en los 5 elementos que necesitas para saber cómo hacer un huerto en casa

  1. Un lugar con luz solar directa: un jardín, un patio, una terraza, un balcón o incluso una ventana te permitirán cultivar tus propias hortalizas. La clave: tener luz solar directa, necesaria para que las plantas consigan energía a través de la fotosíntesis. La mejor orientación es la que proporcione más horas de luz directa. 
  2. Recipientes: si no cuentas con el suelo de un jardín con el que trabajar, piensa en los recipientes de cultivo. Elige el que acepte un mayor volumen de sustrato y quepa en el espacio que tienes. Recuerda que es más importante el tamaño total que la profundidad. Existen de muchas clases y dimensiones. 
  3. Sustratos: lo mejor son los sustratos orgánicos porque son ligeros y no sobrecargan las terrazas y los balcones. Además, tienen una porosidad óptima para airear las raíces y retener el agua de riego. Finalmente, porque retienen los nutrientes fundamentales para las hortalizas. Un par de ejemplos: vermicompost de residuo orgánico de lombriz y la fibra de coco.
  4. Sistema de riego: el agua se agota muy rápido en los recipientes, más que en el suelo. Tendrás que estar pendiente del riego sin llegar a ahogar tus hortalizas. La clave es mantener una humedad constante, ajustada a la temporada y a la planta concreta. Puedes: regar de forma manual mediante regadera, aconsejable para huertos pequeños; o instalar un riego automático con programador si el cultivo es grande o vas a estar fuera por temporadas. 
  5. Semillas y plantones: cómo hacer un huerto en casa requiere de semillas y plantones. Si eres principiante, empieza con plantones. Los puedes encontrar en tu vivero local y facilitan bastante las tareas del huerto. Conforme ganes experiencia, podrás adentrarte con seguridad en el universo de las semillas. 

Ahora que ya lo tienes claro, es el momento de pensar en el espacio que tienes en tu hogar para poner en marcha ese huerto que quieres. 

¿Cómo hacer un huerto en el jardín de casa?

Antes de ponerte a remover la tierra del jardín con la azada piensa bien en el espacio del que dispones, su distribución e inclinación. Hacer un huerto en el jardín de casa no es difícil si planificas con cuidado. 

Una buena idea es trazar un plano (esquemático o no, depende de tus habilidades) de la superficie que quieres dedicar al huerto. Estudia también las horas de luz solar directa de cada parte del futuro edén. Y los puntos de abastecimiento de agua de los que dispondrás. 

“Antes de ponerte a remover la tierra del jardín con la azada piensa bien en el espacio del que dispones, su distribución e inclinación. Cómo hacer un huerto en el jardín de casa no es difícil si planificas con cuidado”

Cuando tengas estos elementos bien esquematizados, es el momento de elegir los plantones de las hortalizas que cultivarás. La elección depende más de las condiciones climáticas de tu jardín que de tu apetencia. Por ejemplo, los tomates necesitan unas condiciones de temperatura, humedad y luz solar diferentes a las de las patatas. Investiga y analiza antes de hacerte con plantones o semillas. 

Recuerda que, además del terreno del jardín, puedes añadir recipientes para aprovechar mejor el espacio o la luz del sol. Por ejemplo, con unos pimientos en una maceta de tamaño medio. Si la superficie que tienes es un problema, no te preocupes, existen soluciones para todo tipo de hortelanos.

¿Cómo hacer un huerto en casa con poco espacio?

Hacer un huerto en casa con poco espacio es posible si utilizas la creatividad. Por ejemplo, considera combinar recipientes horizontales, en el suelo, uno al lado del otro, con un pequeño huerto vertical con macetas colgadas de la pared. 

En este caso debes considerar los 5 elementos que en cualquier otro huerto pero prestar especial atención a los recipientes, su tamaño y distribución. ¿Has visto alguna vez un huerto vertical con pequeñas jardineras suspendidas en un palé de madera? ¿Y una mesa de cultivo para los que no les gusta agacharse?

Deja volar el ingenio y la imaginación hortelana para aprovechar cada centímetro cuadrado de tu balcón, terraza o ventana e inspírate en los millones de ejemplos que existen por la red. Quizá algún día seas tú quién comparta con el mundo un coqueto y productivo huerto urbano. 

Por cierto, si quieres ayudar a que otras personas descubran cómo hacer un huerto en casa, siempre puedes compartir esta entrada en tus redes sociales.

Una forma más fácil y rápida de pagar.
Google Pay

Saber más