Cómo superar un divorcio con hijos y una vivienda con hipoteca

3 junio 2019

7

divorcio con hijos y una vivienda con hipoteca

Un divorcio con hijos y vivienda con hipoteca es una situación difícil, de mucho estrés emocional. Tenemos en la cabeza un montón de preocupaciones, de tareas por llevar a cabo y, en general, de orden que nos gustaría poner en nuestras vidas.

En España, se produjeron 102.341 divorcios durante 2017, un 1% más que en el año anterior según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). Uno de los conflictos más inmediatos durante el divorcio es qué hacer con la vivienda familiar. Y si el inmueble tiene una hipoteca, la situación se complica un poco más. ¿Quién se queda la casa y en qué condiciones? ¿Qué pasa con los niños?

Si este asunto te quita el sueño te ayudamos a resolver las dudas y afrontar esta complicada situación. Entendemos que tienes muchas preocupaciones y necesitas una respuesta clara que te apoye para tomar la mejor decisión posible. Recuerda que la vivienda familiar es aquella en la que la familia reside de forma estable y permanente.

“Debes considerar dos escenarios: divorcio de mutuo acuerdo o divorcio sin acuerdo”

¿Quién paga la hipoteca en caso de divorcio con hijos?

Debes considerar dos escenarios: divorcio de mutuo acuerdo o divorcio sin acuerdo. La primera solución es la más práctica para que los cónyuges organicen sus futuros teniendo en cuenta a los hijos y a la hipoteca sin peleas o situaciones de tensión que compliquen aún más el proceso.

En un divorcio de mutuo acuerdo el pago de la hipoteca de la vivienda familiar recae, si el banco acepta pasar de dos deudores a uno (mediante novación), en el cónyuge que se queda la vivienda. ¿Quién se la queda? Quien decidan los cónyuges.

Ante esta situación se puede realizar una compraventa en la que el cónyuge que adquiere paga el 50% que le corresponde. Una fórmula es la extinción de condominio, que puede resolver la transferencia de la propiedad ante notario de forma cómoda.

Otra posible solución es vender la casa familiar a un tercero y repartir el dinero entre los cónyuges. Si la vivienda tiene una hipoteca, se cancela con el importe de la venta y la situación queda resuelta sin mayores preocupaciones.

Conforme al convenio regulador de divorcio con hijos e hipoteca, si el proceso es de mutuo acuerdo debes tener en cuenta tres cosas: quién tiene la custodia, cómo se van a hacer las visitas del cónyuge que no la tenga y qué pensión de alimentos van a recibir.

“Es posible que, mediante sentencia judicial, una de las partes adquiera la propiedad. Esto no implica que asuma la deuda hipotecaria, que sigue siendo de ambos cónyuges”

Si el divorcio es sin acuerdo, la situación es muy distinta. El juez atribuirá la vivienda a uno de los cónyuges en función de quién tenga la guarda y custodia de los hijos menores de edad. La situación puede cambiar si no existen hijos menores, ya que el juez puede atribuir la casa familiar al cónyuge más necesitado.

Es posible que, mediante sentencia judicial, una de las partes adquiera la propiedad. Esto no implica que asuma la deuda hipotecaria, que sigue siendo de ambos cónyuges. Dicho de otra manera, la persona que pierde la vivienda sigue cargada con la deuda. Un juez no puede obligar a un banco a que quite a uno de los titulares hipotecarios.

Separación sin estar casados con hijos e hipoteca

Otra situación cada vez más habitual es la separación sin estar casados con hijos e hipoteca. Por sorprendente que parezca, los criterios sobre la forma de proceder son los mismos que en caso de divorcio con hijos y vivienda con hipoteca: de mutuo acuerdo o de forma contenciosa. A efectos prácticos, no existe gran diferencia.

Esperamos que esta breve guía haya aclarado tus dudas y puedas afrontar el proceso de divorcio con más herramientas para tomar la mejor decisión posible en una situación tan compleja.

Una forma más fácil y rápida de pagar.
Google Pay

Saber más