Cómo reformar un baño sin ser Super Mario

13 septiembre 2019

32

reformar baño

Un azulejo está roto, la bañera de hace 40 años es incómoda de utilizar, el desagüe no traga bien y sentarse en la taza del váter es como hacerlo en una piedra del bosque. Estos son los síntomas de que debes ponerte manos a la obra y arreglar el cuarto de baño. No te preocupes si no eres un fontanero de categoría como Super Mario. En esta entrada te explicamos cómo reformar un baño de forma fácil. 

El baño es una de las estancias que más se estropea de tu hogar. La humedad y el uso continuo de cada uno de sus elementos son las claves de este desgaste. Por eso es buena idea renovar el baño cada varios años. No necesariamente todos los elementos, aunque siempre puedes revisar detalles, como juntas y pequeños desperfectos. O cambiar la decoración.

Si te estás imaginando con una herramienta en la mano y sin saber qué hacer mientras la inundación que has provocado en el baño se extiende por toda la casa, es normal. No todos somos unos manitas. Sin embargo, si sigues los sencillos pasos que vamos a compartir contigo no tendrás problemas.

“Cómo reformar un baño sin obras es más sencillo si identificas bien los puntos de desagüe”

Pasos a seguir para hacer la reforma de un baño

Lo primero: mide la estancia. Antes de tocar nada en la zona húmeda de tu hogar es mejor que tengas claro el espacio y un croquis con una perspectiva y unas medidas claras. Cómo reformar un baño sin obras es más sencillo si identificas bien los puntos de desagüe (bañera, váter y bidé, si conservas este invento tan poco útil) y las salidas de agua fría y caliente de lavamanos y ducha. 

Lo segundo: piensa bien qué quieres reformar. De tus ambiciones dependerá que puedas hacer la renovación por tu cuenta o necesites contratar los servicios de Super Mario o cualquier otro profesional. La reforma de un cuarto de baño cuenta con los siguientes 5 elementos sobre los que debes meditar: 

  1. Los sanitarios: el lavabo, el inodoro, el bidé y la bañera o el plato de ducha. 
  2. El alicatado: ya sea para recubrir todas las paredes o solo la zona del plato de ducha. 
  3. El pavimento: de toda clase de materiales, ya sean cerámicos, pizarra u hormigón.
  4. El falso techo: depende de la altura y de la instalación de los sanitarios, pero es recomendable tenerlo para proteger los cables y el techo de la humedad y el vapor. 
  5. Los muebles: el complemento habitual para almacenar en el baño. 

¿Ya tienes claro qué quieres renovar? Bien, es hora de hacer una lista detallada para saber qué tienes que comprar en las tiendas especializadas en materiales de construcción o en los portales de internet más conocidos. Y manos a la obra. 

“La reforma de un cuarto de baño cuenta con 5 elementos sobre los que debes meditar”

Si algunas de las tareas te siguen pareciendo demasiado complejas o no te apetece entrar en complicaciones, compartimos contigo 6 trucos para reformar un baño sin obras

  1. Si no quieres alicatar, siempre puedes pintar los azulejos. Existe una pintura especial para azulejos que puede cambiar por completo el diseño y el aspecto de la estancia. Se aplica como cualquier otra pintura y tienes gran cantidad de colores. 
  2. Instala las conocidas losetas vinílicas para las duchas y las bañeras. Son las zonas de mayor humedad, así que es buena idea adaptar estas losetas para los azulejos donde salpica el agua. Así protegerás la pared y darás a esta zona del cuarto de baño una imagen renovada. 
  3. Losetas vinílicas en el suelo. Renovar el suelo supone un cambio radical en el aspecto y es un buen truco hacer la reforma de un baño. En el mercado puedes encontrar losetas vinílicas de muchos diseños distintos y solo hay que colocarlas encima del suelo antiguo. 
  4. ¿Has pensado en la lámpara? Un pequeño cambio en la fuente de luz del cuarto de baño puede cambiar la decoración general. Ya es hora de deshacerse de esa lámpara de aplique de cristal que parece un cenicero. Elige una luz blanca, que es muy eficaz para maquillarse. 
  5. Apuesta por unos muebles de baño funcionales y fáciles de montar. La renovación será más que vistosa. El único reto puede estar en la instalación y la conexión de tuberías. No te preocupes, internet está repleto de consejos y tutoriales muy sencillos para hacerlo. 
  6. Y piensa en los complementos. Aunque un cuarto de baño es una estancia funcional, siempre puedes decorarlo. Añade unas velas o una planta, accesorios que no molesten pero den un toque personal. 

Cómo reformar un baño es sencillo con unas pequeñas acciones que no son ni demasiado difíciles ni caras. Y sin necesidad de ser Super Mario. Si esta entrada te ha ayudado, te animamos a que la compartas en redes sociales para que le sirva a otros. Y si vas a contar al mundo tu reforma, empieza por aquí. 

Una forma más fácil y rápida de pagar.
Google Pay

Saber más