Cómo son repartidos los gastos en una comunidad de vecinos

10 abril 2019

17

cómo son repartidos los gastos en una comunidad de vecinos

Uno de los elementos importantes que debes tener en cuenta antes de mudarte a tu nuevo hogar es el entorno en el que vivirás. ¿Es un piso situado en un edificio comunitario o una urbanización cerrada de chalés? En este caso, te conviene tomar nota para saber cómo se reparten los gastos de una comunidad de vecinos.

Por si no lo tienes claro, una comunidad de propietarios o condominio es una entidad jurídica híbrida, que puede realizar algunas tareas jurídicas. Está formada por el conjunto de propietarios y se rige por los estatutos y normas que han acordado entre todos.

El fin último es decidir sobre los asuntos que afectan al edificio común o a la urbanización. Además de los estatutos y normas que definan los vecinos, las comunidades se rigen por la Ley 49/1960, de 21 de julio, sobre propiedad horizontal, salvo en Cataluña, donde impera el Código Civil de Cataluña que, entre otras cosas, establece cómo se reparten los gastos de una comunidad de vecinos.

¿Cómo repartir los gastos en una comunidad de vecinos?

En una comunidad de vecinos, algunos gastos se reparten de forma directamente proporcional. El artículo 3b de la ley establece que los gastos comunes se repartirán teniendo en cuenta la cuota de participación que cada vivienda tiene asignada. ¿Cómo se establece este porcentaje sobre el presupuesto de la comunidad? Se toma como base la superficie útil de cada inmueble en relación con el total del edificio, así como su emplazamiento (interior o exterior), su situación y el uso que se presuma que se hará de los servicios comunes.

Cuando tengamos la cuota de participación, se fija la forma de repartir los gastos en una comunidad de vecinos. El artículo 9 de la ley dice que es “obligación de cada propietario contribuir, con arreglo a la cuota o a lo especialmente establecido, a los gastos generales para el adecuado sostenimiento del inmueble, sus servicios, cargas y responsabilidades que no sean individuales”.

“En una comunidad de vecinos, algunos gastos se reparten de forma directamente proporcional”

Es posible que la comunidad haya acordado en los estatutos de la finca algunos cambios del reparto de los gastos fijado por la legalidad. A esto se refiere lo “especialmente establecido” del artículo 9 y que, a veces, no estudiamos con atención y nos puede causar un sobresalto inesperado. Por eso conviene que leas con detalle los estatutos de la comunidad en el que vas a vivir.

También puede darse el caso de que la comunidad de vecinos fije un sistema de distribución de los gastos por partes iguales en vez de cuotas de participación e, incluso, que algunos propietarios queden exentos del pago de algunos gastos comunes, como pueden ser los propietarios de locales comerciales si el edificio los tiene.

La modificación del sistema de reparto se puede incluir en el orden del día de una junta de vecinos y ser debatida por todos los propietarios. Recuerda que, para que se produzca un cambio en los estatutos, el acuerdo debe aprobarse por unanimidad y después llevarse a notaría.

En cualquier caso, la clave está en  que todos los propietarios deben pagar los gastos de los servicios aunque no utilicen algunos de ellos o renuncien a los mismos. No se pueden dejar de pagar sin consecuencias legales.

 

“La clave en cómo se reparten los gastos en una comunidad de vecinos es que todos los propietarios deben pagar”

Tipos de gastos en una comunidad de vecinos 

Para que estés informado, existen dos tipos de gastos en una comunidad de propietarios:

  1. Gastos comunes: aquellos con cargo a los presupuestos de la comunidad, los que son necesarios para el sostenimiento del edificio o la urbanización, como la limpieza, el mantenimiento del ascensor o los seguros, entre otros.
  2. Gastos extraordinarios: Se deciden y aprueban en la junta de vecinos. Por ejemplo, las reformas o mejoras de la finca.

Veamos cómo se reparten los gastos en una comunidad de vecinos con ejemplo. Supongamos que vives en un piso en el centro de Madrid y tu coeficiente es del 2%. Además, el condominio está reformando el hall de entrada al edificio que costará 30.000€.

El presupuesto de la comunidad de vecinos para este año es de 200.000€, así que tu cuota anual será de 4.000€. Sin embargo, te ha llegado un recibo de 4.600€. Estos 600€ por encima de tu cuota corresponden con tu parte proporcional al coste de la reforma.

 

Una forma más fácil y rápida de pagar.
Google Pay

Saber más