¿Cómo sé si una vivienda está libre de cargas?

4 marzo 2019

139

como saber las cargas de una vivienda

Cuando estás a punto de comprar tu nuevo hogar surgen un montón de preguntas. Una de las cuestiones que más preocupa es que la vivienda pueda tener deudas acumuladas e inesperadas para el comprador. Dicho de otra manera, te preguntas cómo saber si una vivienda está libre de cargas.

Por ejemplo, querrás saber si la casa está libre de cargas como el pago del Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) o cualquier otro tributo aplicable, o si tiene pendiente algún contrato de alquiler que el vendedor no te ha comunicado. El abanico de cargas puede ser más amplio de lo que crees.

Una carga inmobiliaria es el derecho de un tercero sobre una vivienda, como pueden ser un embargo, una hipoteca o un arrendamiento. La carga implica una limitación de uso y de propiedad. Es decir, hasta que no se hayan liquidado no se podrá comprar ni vender.

“Una carga inmobiliaria es el derecho de un tercero sobre una vivienda, como pueden ser una embargo, una hipoteca o un arrendamiento”

Recuerda que las cargas deben estar reflejadas en el Registro de la Propiedad para que sean públicas y tanto el comprador como el vendedor tengan cierta seguridad jurídica frente a la operación.

¿Puedo saber si una vivienda está libre de cargas

Saber si una vivienda está libre de cargas es uno de los papeleos previos a cualquier compra. De hecho, te recomendamos que sea uno de tus primeros movimientos, para que así afrontes el resto de la operación con más tranquilidad y destines tus energías a lo importante: conseguir una buena hipoteca.

Existen tres tipos de cargas por las que debes preocuparte:

  1. Cargas hipotecarias, fiscales o de embargos.
  2. Cargas tributarias.
  3. Cargas vecinales.

Existe una forma muy sencilla para saber si la vivienda está libre de cargas fiscales, hipotecarias o de embargos: pedir una nota simple del inmueble al Registro de la Propiedad. Puedes hacerlo de forma rápida y sencilla en la página web del Colegio de Registradores, por ejemplo.

La nota simple te indicará el estado de la vivienda y si coincide con la información que te ha proporcionado el vendedor. Encontrarás una descripción del inmueble, la titularidad y las cargas. Por ejemplo, si la casa está gravada con una hipoteca en ese momento o tiene un embargo.

“Existen tres tipos de cargas por las que debes preocuparte: hipotecarias, fiscales o de embargos; tributarias; y vecinales”

En segundo lugar, deberías investigar las llamadas cargas tributarias del inmueble. Dicho de otra manera, quieres saber si el vendedor está al corriente de pago del IBI, ya que las deudas tributarias se reclaman al propietario, que podrías ser tú en el futuro. Basta con que pidas al vendedor el último recibo del IBI o, en su defecto, el justificante de pago del impuesto.

En tercer lugar, querrás saber si la vivienda está libre de cargas vecinales. Esto es, si el inmueble está al corriente de los pagos relacionados con la comunidad de vecinos. Por ejemplo, las cuotas mensuales de la comunidad, las posibles derramas o situaciones similares.

Puedes conseguir esta información de dos maneras: que el propietario te entregue un certificado de la comunidad que asegure las cargas de la vivienda, si es que las tiene, o si está libre. O que te dirijas, por tu cuenta, al administrador de la comunidad para que le proporcione dicho certificado. Recuerda que si el inmueble tiene deudas, estas pasan al nuevo propietario, es decir, a ti.

Ahora que tienes claro cómo saber si una vivienda está libre de cargas, es momento de pensar en un préstamo hipotecario para conseguir ese hogar que buscas. Deberías echar un vistazo a nuestra Hipoteca Pibank. Un hipoteca a tipo variable, sin comisiones ni compensación por desistimiento; sin gastos en Pibank porque nos hacemos cargo de los gatos de hipoteca, incluida la tasación; y sin ataduras, porque no te obligamos a nada, ni siquiera a domiciliar tu nómina o a contratar seguros con nosotros.

Una forma más fácil y rápida de pagar.
Google Pay

Saber más