Hipoteca a tipo fijo o variable: cuál es la mejor para mí

13 diciembre 2018

65

elegir hipoteca a tipo fijo o variable

Cuando estás buscando el hogar de tus sueños y quieres conseguirlo con el apoyo de un préstamo hipotecario, debes tener en cuenta un montón de cosas para tomar la mejor decisión. Para empezar, es muy posible que le estés dando vueltas al tipo de interés. ¿Cuál te conviene más? ¿Hipoteca con tipo fijo o variable? Por si no lo tienes claro, te ayudamos a responder a estas preguntas.

El tipo de interés es la cantidad de dinero que pagas al banco a cambio de que te preste lo que necesitas para comprar tu vivienda. Se suele expresar en porcentaje. Por ejemplo, si pides una hipoteca de 250.000€ con un tipo de interés fijo del 3,5% pagarás 8.750€ por el préstamo. Al final de la vida de la hipoteca devolverás 258.750€ al banco.

Sin embargo, en las hipotecas no devuelves todo el dinero de golpe. Lo haces mediante cuotas mensuales a lo largo de muchos años. Siguiendo nuestro ejemplo, si firmas el préstamo con un plazo de 25 años, pagarás los 258.750€ en 300 pagos mensuales de 862,5€ cada uno. Es un ejemplo simplificado, pero que te sirve para entender el funcionamiento de un préstamo hipotecario.

“En la hipoteca a plazo fijo la cuota mensual y el porcentaje no cambiarán durante la vida del préstamo”

El tipo medio de las hipotecas sobre viviendas en España fue del 2,62% en agosto de 2018 (un 4,3% inferior al mismo mes del año anterior) según los datos más recientes del Instituto Nacional de Estadística (INE). Se firmaron 28.755 hipotecas con un importe medio de 122.424€.

Elegir una hipoteca con tipo fijo o variable es una decisión crucial porque, como has visto en el ejemplo, el préstamo hipotecario es una relación a largo plazo con tu banco. El plazo medio de las hipotecas firmadas en nuestro país durante el mes de agosto de 2018 fue de 24 años, para que te hagas una idea. Por eso, entramos en detalles.

Hipoteca tipo fijo

En la hipoteca a tipo fijo la cuota mensual y el porcentaje no cambiarán durante la vida del préstamo. Mes a mes, pagarás la misma cantidad independientemente de lo que pase en los mercados financieros y con los tipos de interés interbancarios.

En España, un 40,2% de las hipotecas sobre viviendas son a tipo fijo y parece que han recuperado el interés de los españoles, porque han crecido un 3,9% respecto al año anterior. En cualquier caso, el tipo de interés medio es de 2,99%.

Esta clase de hipoteca te conviene si quieres planificar tus finanzas con claridad y a largo plazo, ya que siempre sabrás lo que pagas al mes por el préstamo. Su principal desventaja es que suelen ser algo más caras que las de tipo variable.

“El interés de las hipotecas de tipo variable está vinculado a un índice de referencia. El más habitual es el Euribor”

Hipoteca tipo variable

El interés de las hipotecas de tipo variable está vinculado a un índice de referencia. El más habitual es el Euribor, que es el promedio al que un grupo de bancos europeos se prestan dinero entre ellos a corto plazo. Los bancos suelen destinar este capital a préstamos para las familias.

La cuota mensual de una hipoteca de tipo variable cambia con el tiempo, en función de cómo varíe el índice de referencia elegido. Por ejemplo, tu hipoteca es del 0,99% + Euribor. Durante un mes dado, el índice cierra a 1,520%, así que pagas un interés del 2,51%. Al mes siguiente, el Euribor sube al 1,570%. En consecuencia, tu interés sube al 2,56%.

Los españoles prefieren, por ahora, las hipotecas de tipo variable, ya que suponen casi un 60% del mercado. ¿La principal razón? El tipo de interés es algo inferior a las de tipo fijo: un 2,43% en agosto de 2018. A día de hoy, esto se produce porque el Euribor está en terreno negativo, pero permanece alerta, porque el índice puede subir. Recuerda que, antes de la crisis, en 2008, llegó al 5,393%.

¿Es mejor una hipoteca a tipo fijo o variable?

Ahora que conoces los detalles de ambas clases de préstamo quizás te sigas haciendo esta pregunta. La respuesta depende de tus necesidades, pero una solución que quizá no conoces es la hipoteca a tipo mixto. Es una producto intermedio con varias ventajas.

Una hipoteca mixta tiene un tipo fijo durante los primeros años del préstamo y después pasa a uno variable referenciado a un índice. Esta clase de hipotecas está creciendo mucho en los últimos años y es una alternativa cada vez más elegida.

¿Cómo funcionan? De forma sencilla y conveniente. Por ejemplo, echa un vistazo a la Hipoteca Pibank. Una hipoteca a tipo variable sin comisiones, ninguna. Ni de apertura, ni de estudio y sin compensación por desistimiento parcial o total. Y para descomplicar aún más, sin gastos y sin ataduras, porque en Pibank no te obligamos ni a domiciliar tu nómina ni a contratar seguros con nosotros. Es una buena solución si quieres un primer año de planificación financiera.

Una forma más fácil y rápida de pagar.
Google Pay

Saber más