Finanzas personales: Guía fácil para poner en orden tus cuentas

25 abril 2024

7

3 Finanzas personales_ Manual para organizarte de manera fácil

Dominar tus finanzas personales es clave para alcanzar la estabilidad y la libertad económica que deseas. Sin embargo, puede resultar abrumador para muchos. Si buscas un manual sencillo para organizar tus finanzas personales de manera efectiva y sin estrés, has llegado al lugar correcto. ¿Preparado para poner en orden tus finanzas?

¿Qué son las finanzas personales?

Las finanzas personales se refieren a la gestión de los recursos financieros de una persona o familia. Básicamente es el arte de no quedarte en números rojos y tomar decisiones inteligentes para alcanzar tus objetivos financieros a corto y largo plazo. Esto incluye desde hacer un presupuesto hasta realizar inversiones o gestionar tus deudas.

Las finanzas personales se refieren a la gestión de los recursos financieros de un individuo o de una familia

¿Cómo llevar el control de tus finanzas personales?

El primer paso para tomar el control de tus finanzas personales es conocer tu situación financiera actual. Ser consciente de cuánto ganas, cuánto puedes gastar o endeudarte y cuánto necesitas ahorrar para conseguir lo que quieres te ayudará a tener una visión global y a entender mejor cómo manejar tu dinero.

Aquí hay algunos consejos sobre cómo hacerlo:

1. Crea un Excel de finanzas personales con ingresos y gastos

Una forma efectiva de llevar un seguimiento de tus finanzas es mediante el uso de una hoja de cálculo, como Excel. En esta hoja, registra todos tus ingresos y gastos mensuales, desde la hipoteca hasta el café que te has tomado esta mañana.

2. Establece metas de ahorro

La primera meta que deberías tener es la creación de un fondo de emergencia que te ayudará a estar preparado por si te surge algún imprevisto.

Una vez lo tengas definido, puedes considerar otras metas, como ahorrar para hacer un viaje, comprar un nuevo ordenador o conseguir una cantidad de dinero que quieras invertir. Tener un objetivo claro te ayudará a mantenerte enfocado y a definir un límite de tus gastos para conseguirlo.

3. Controla tus gastos

Para alcanzar el equilibrio en tus finanzas personales hay una norma básica: que tus gastos no superen tus ingresos para no entrar en números rojos. De ahí que el control de tus gastos sea tan importante en una buena planificación financiera.

Lo primero es diferenciar tus gastos fijos y tus gastos variables. Los gastos fijos son aquellos que pagas cada cierto tiempo y que tienen un importe fijo. Por ejemplo, el pago del alquiler, la cuota de la hipoteca o el seguro de hogar. Los gastos variables son aquellos cuyo importe puede variar en función de lo que consumas, como el recibo de luz y otros suministros, la compra o los cafés que te tomas a lo largo del día.

Los gastos fijos son más difíciles de controlar que los variables, pero conocerlos puede ayudarte a decidir si puedes asumir nuevos gastos fijos o si, por el contrario, podrías prescindir de alguno que ya tengas. Tu hoja de Excel te ayudará a verlo claro.

En cuanto a los gastos variables, verás que muchos de ellos son innecesarios. Muchas veces nos sorprende la cantidad de dinero que se nos va en los llamados gastos hormiga. Un recorte en estos gastos aumentará tu ahorro y te ayudará a alcanzar tus metas financieras más rápido.

El primer paso para tomar el control de tus finanzas personales es conocer tu situación financiera actual

4. Prioriza la reducción de tus deudas

En una buena planificación financiera la prioridad es la reducción de las deudas. Ten en cuenta que todo préstamo tiene sus intereses, que suponen un sobrecoste del bien que estás financiando. Cuanto más te endeudes, más intereses tendrás que pagar, con lo que tu capacidad de ahorro quedará mermada y eso puede llegar a hacer peligrar tu equilibrio económico.

Destina una parte de tus ingresos para pagar más que el mínimo requerido cada mes. Reducir tu deuda rápidamente te liberará de pagos mensuales elevados y te permitirá destinar más dinero hacia tus metas de ahorro e inversión a largo plazo.

5. Realiza un seguimiento con una aplicación de finanzas personales

Además de tu hoja de Excel, puedes utilizar numerosas herramientas para realizar un seguimiento de tus gastos y ahorros de manera sencilla y efectiva. Las aplicaciones de finanzas personales serán tus mejores aliadas.

6. Saca el mayor partido que puedas a tus ahorros

Una vez tengas claro qué son las finanzas personales y empieces a ahorrar, es el momento de sacar el mayor partido posible a esos ahorros. Existen muchos productos financieros que pueden ayudarte a hacerlos crecer, pero ¡ojo! Recuerda que algunos productos ofrecen mucho interés porque tienen un mayor riesgo y podrías perder la cantidad invertida.

Para empezar, lo mejor es no arriesgar. Si quieres tener tu dinero disponible, puedes optar por una cuenta de ahorro o una cuenta nómina. Si tienes una cantidad que puedes no tocar durante más tiempo, puedes invertir en un depósito a plazo fijo.

Esperamos que esta entrada te ayude a tener más claro cómo organizar tus finanzas. Si te ha gustado, compártela en tus redes sociales.

Pagar con tu móvil te conviene.
Google Pay

Saber más