¿Ahorrar o invertir? Descubre las diferencias

21 octubre 2021

10

ahorrar_o_invertir

Ahorrar o invertir son las dos opciones que tienes cuando planificas tus finanzas personales o la economía familiar a largo plazo. Es normal preguntarse cuál puede ser la estrategia más adecuada para cumplir con tus objetivos. No te preocupes, en esta entrada exploramos contigo qué es mejor, ahorrar o invertir

Existen dos principios para una buena gestión de las finanzas personales: por un lado, el control de los ingresos y de los gastos; por otro lado, contar con unos objetivos financieros a corto, medio y largo plazo. Y aquí es donde entra en juego la supuesta disyuntiva entre ahorrar o invertir

Pero antes de entrar en detalles, conviene que tengas claros los conceptos. 

Ahorrar o invertir: definiciones

Ahorrar consiste en reservar una parte de tus ingresos ordinarios. Dicho de otra forma, implica guardar una fracción de tu dinero de forma recurrente, sin gastar ni invertir. Es un proceso de acumulación de capital sin más, con el objetivo de tener una bolsa a la que acudir en caso de un imprevisto financiero.

Una vez que cuentas con un espíritu ahorrativo y tienes cubierta la seguridad financiera a corto plazo, es el momento de pensar en las inversiones

Invertir, por otro lado, tiene el objetivo de hacer crecer tu patrimonio. En perspectiva, implica comprar productos financieros o activos con la esperanza de que aumenten de valor a lo largo del tiempo y aumente el capital que invertiste. El mercado pone a tu disposición una multitud de opciones, desde productos para personas con un perfil de bajo riesgo y baja rentabilidad hasta alto riesgo y rentabilidad.

¿Ahorrar o invertir?

La respuesta a la pregunta de qué es mejor ahorrar o invertir es un poco ambigua: depende de tus objetivos financieros. Una buena forma de enfocar el asunto es empezar siempre por ahorrar. Una filosofía de vida ahorrativa no es sinónimo de una existencia austera. Es, simplemente, aplicar un método para tener una seguridad financiera a corto plazo: un cierto nivel de liquidez.  

Por ejemplo, ahorrar sirve para contar con una bolsa de dinero para emergencias, imprevistos o gastos inesperados que pueden surgir en el día a día. Piensa en una avería del coche, un desperfecto en un electrodoméstico o una visita al dentista. Ahorrar también puede servir para cumplir con un objetivo a corto plazo, como hacer un viaje de un fin de semana.

Ahorrar e invertir son actividades complementarias para tener salud financiera a lo largo de la vida

Una vez que cuentas con un espíritu ahorrativo y tienes cubierta la seguridad financiera a corto plazo, es el momento de pensar en las inversiones que pueden hacer crecer tu patrimonio a medio y largo plazo. Como puedes comprobar, ahorrar e invertir son actividades complementarias para tener salud financiera a lo largo de la vida. 

Puedes invertir en bienes inmuebles o bienes raíces, en acciones en el mercado de valores o a través de instrumentos financieros como los fondos de inversión. Cada opción tiene un nivel de riesgo y un porcentaje de rentabilidad. Por eso, en la inversión existe una máxima implacable: a mayor riesgo, mayor rentabilidad potencial. 

Si careces de ahorros que te permitan afrontar los imprevistos o los asuntos económicos a corto plazo, lo mejor es que comiences a construir un colchón que te permita salir adelante en los momentos difíciles. Empieza por ahorrar. No tiene mucho sentido pensar en qué es mejor, si ahorrar o invertir, cuando no tienes seguridad financiera.

Pagar con tu móvil te conviene.
Google Pay

Saber más