¿Qué es la huella ecológica?

23 noviembre 2023

21

5_Reducida

En un mundo cada vez más consciente de los desafíos medioambientales, entender qué es la huella ecológica y calcularla se ha convertido en una necesidad para nosotros y las generaciones futuras. En este artículo, te desvelamos este misterio verde y qué se puede hacer para reducir la huella ecológica.

La huella ecológica es una medida que evalúa el impacto de nuestras acciones en la naturaleza. Para entender qué es la huella ecológica piensa que es como una «factura ecológica» que generamos con nuestras decisiones y estilo de vida. Esta factura incluye los recursos naturales que consumimos y la cantidad de residuos y emisiones de carbono que generamos.

Si quieres tener conductas sostenibles en tu vida, te recordamos esta entrada: ¿Cómo conseguir una casa sostenible?

¿Qué mide la huella ecológica?

La huella ecológica se mide por la cantidad de terreno biológicamente productivo que se necesita por persona para mantener su modo de vida. Es decir, mide nuestro impacto ambiental en el entorno y se calcula a través de una serie de factores clave que incluyen la producción de alimentos, el uso de energía, la conservación de ecosistemas y los hábitos de consumo responsable.

Ahora que ya sabes qué mide la huella ecológica es importante que conozcas qué tipo de huellas ecológicas existen. Te lo contamos a continuación.

La huella ecológica se mide por la cantidad de terreno biológicamente productivo que se necesita por persona para mantener su modo de vida

¿Qué tipos de huellas ecológicas existen?

  1. Huella forestal: Mide cuánto bosque necesitamos para obtener combustibles, pulpa y productos de madera. Es un indicador importante de nuestro impacto en los ecosistemas forestales.
  2. Huella de pastoreo: Evalúa cuánta tierra de pastizales requerimos para criar ganado destinado a la producción de carnes, lácteos, cuero y lana. Refleja nuestra demanda en el sector ganadero.
  3. Huella de las zonas de pesca: Mide cuántos ecosistemas marinos y de agua dulce necesitamos para abastecernos de peces y otros recursos marinos. Es clave para comprender nuestra influencia en los océanos.
  4. Huella de las tierras de cultivo: Cuantifica cuánta tierra necesitamos para producir alimentos, fibras, cultivos oleaginosos y caucho.
  5. Huella del suelo urbanizado: Mide cuánta tierra productiva se utiliza para infraestructuras urbanas, como carreteras, viviendas e instalaciones industriales. Indica la expansión de las áreas urbanas.
  6. Huella de carbono: Esta es la más significativa y vital a la hora de saber qué significa huella ecológica. Representa el 60% de nuestra huella ecológica y mide las emisiones de carbono derivadas de la quema de combustibles fósiles, un indicador crítico de nuestra contribución al cambio climático.

Para contrarrestar la tendencia insostenible y el déficit ecológico que atravesamos, tenemos que repensar la manera en que producimos, seleccionamos y consumimos los recursos naturales y saber qué se puede hacer para reducir la huella ecológica.

Podemos disminuir esa “factura ecológica”, y no necesitamos una varita mágica para hacerlo

¿Qué se puede hacer para reducir la huella ecológica?

Aquí está el truco. Podemos disminuir esa “factura ecológica”, y no necesitamos una varita mágica para hacerlo. Se trata de pequeños cambios de hábitos y decisiones inteligentes: desde reducir, reutilizar y reciclar, hasta elegir productos más amigables con el planeta. Aquí más consejos sobre qué se puede hacer para reducir la huella ecológica.

  • Caminar, andar en bicicleta o usar el transporte público: Cero emisiones es posible.
  • Reducir el consumo de carne y productos animales: Elige también productos locales y de temporada.
  • Usar energía eficiente: Cambia a bombillas LED y mantén tu hogar en «modo ahorro”.
  • Reciclar y reutilizar: Haz del reciclaje tu amigo y dale una segunda oportunidad a esos objetos olvidados.
  • Consumir de manera responsable: Elige siempre que puedas productos que tengan poco impacto en el planeta.
  • Minimizar el uso de productos de un solo uso, como plásticos y envases desechables.

En resumen, nos enfrentamos al desafío de una huella ecológica per cápita que excede los límites sostenibles del planeta. Y ahora que sabes qué es la huella ecológica, te resultará más sencillo reducir la tuya.

Pagar con tu móvil te conviene.
Google Pay

Saber más