¿Qué es una casa pasiva o passive house y cómo funciona?

22 julio 2021

8

¿Qué-es-una-casa-pasiva-o-passive-house-y-cómo-funciona-

¿Te suena de algo pero no tienes claro qué es realmente? La casa pasiva es más que una tendencia de moda en Alemania y parece que ha llegado para quedarse gracias a sus ventajas respecto a la construcción tradicional. En esta entrada te explicamos qué es eso de la passive house y cómo funciona, para que no te quedes con dudas. 

Una casa pasiva o passive house es un edificio eficiente que tiene por objetivo reducir al máximo la demanda de energía mediante estrategias de diseño arquitectónico. De hecho, la idea es reducir un 90% el consumo de luz y de gas respecto a una vivienda normal: que casi se mantenga por sí misma. 

Una casa pasiva o passive house es un edificio eficiente que tiene por objetivo reducir al máximo la demanda de energía

La casa pasiva tiene muy en cuenta las condiciones climáticas y geográficas de cada localización y pone el foco en una buena orientación, la captación y protección de la radiación solar, un aislamiento de la envolvente que evite los puentes térmicos y una estanqueidad del aire exterior con carpintería de alta eficiencia. 

Como te imaginas, todas estas medidas buscan una mínima demanda energética que se complete con la selección de los sistemas de generación de energía natural más eficientes que existan en el mercado. Y así es como se concibe una passive house, pero entremos en detalles. 

Casa pasiva: 6 características clave

Las viviendas pasivas tienen 6 características clave:

  1. La orientación de la casa pasiva es uno de los puntos más importantes durante la primera fase de construcción. Las condiciones climáticas determinan las necesidades de la edificación. Por ejemplo, en una zona con mucho frío y viento la casa se concebirá para protegerla de las bajas temperaturas y de los fuertes vientos.
  2. El aislamiento es otro de los factores fundamentales en una passive house, ya que evita las filtraciones de aire y las pérdidas innecesarias de calor. Ayuda a mantener una temperatura estable en el inmueble sin tener que usar el aire acondicionado o la calefacción. 
  3. El recuperador de calor es una herramienta que aprovecha el calor que se genera de forma natural. Es perfecto para las zonas de más frío, porque transforma las temperaturas del exterior en un agradable colchón entre 18 y 21ºC, que es la temperatura ideal para el interior de una vivienda pasiva.
  4. Evitar los puentes térmicos, que son los puntos débiles en la estructura de la casa: por donde se pierde calor. Se detectan a través de unas termografías y subsanarlos es de vital importancia para reducir el consumo de energía.
  5. Puertas y ventanas de altas prestaciones: muy importantes para la envolvente. Recurrir a un triple acristalamiento, bajas transmitancias y a una correcta instalación puede ahorrar costosas pérdidas de temperatura. Por cierto, una buena casa pasiva orienta sus puertas y ventanas para que el sol pueda calentarlas en invierno y haya un buen control en verano.
  6. La hermeticidad, que no es otra cosa que unos cerramientos diseñados de tal modo que la vivienda pasiva sea lo más estanca posible, consiguiendo un efecto de hermeticidad que evite las pérdidas de calor.

Las 6 características clave de la casa pasiva están concebidas para que la vivienda, que es un sistema energético, sea lo más estable posible y adaptado al territorio

Como puedes comprobar, las 6 características clave de la casa pasiva están concebidas para que la vivienda, que es un sistema energético, sea lo más estable posible y adaptado al territorio en el que está construido. De este modo, depende mucho menos del suministro (y facturas) de luz y de gas, para ser casi una casa autosuficiente

Esperamos que esta entrada haya resuelto tus dudas y percibas el fenómeno de la passive house como un tipo de vivienda por la que apostar en el futuro.

Pagar con tu móvil te conviene.
Google Pay

Saber más