La renta mínima vital para los ciudadanos: lo que debes saber

6 agosto 2020

25

2-renta-mínima

La renta mínima vital está accesible a los ciudadanos españoles desde el 15 de junio de 2020. Se ha debatido mucho sobre este sistema para prevenir el riesgo de la pobreza y la exclusión social. En esta entrada, compartimos contigo una perspectiva sobre la renta mínima vital

Por si no lo sabías, 4,5 millones de hogares se encuentran en riesgo de pobreza o exclusión social en España, casi un 25% del total de la población. Esto significa que unos 12 millones de personas, sobreviven con menos de 7.000€ al año, según un informe del Banco de España (BdE).

La renta mínima vital o ingreso mínimo vital (IMV) es una prestación de la Seguridad Social para apoyar a las personas que carecen de recursos económicos para cubrir sus necesidades básicas. Se hizo oficial en el Boletín Oficial del Estado (BOE) del 1 de junio de 2020 y se puso en marcha dos semanas más tarde. Un ciudadano que lo necesite, cumpla con los requisitos y lo solicite, puede acceder a esta última red de seguridad ante la pobreza.

“La renta mínima vital es una prestación de la Seguridad Social para apoyar a las personas que carecen de recursos económicos para cubrir sus necesidades básicas”

Sin embargo, la renta mínima vital se entregó de oficio a unos 75.000 hogares vulnerables durante el mes de junio. Esta prestación no contributiva de la Seguridad Social, beneficiará, con el tiempo a unos 850.000 hogares según la estimación del Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad.

Antes de la medida del Gobierno central, en España existían en vigor, en diferentes comunidades autónomas, sistemas de ingresos mínimos y rentas mínimas de inserción.

Renta mínima vital: requisitos

No todo el mundo tiene derecho a la renta mínima vital ni es un sistema para los que no quieran trabajar y dedicarse a vivir la vida con un subsidio estatal. Para acceder al IMV se deben cumplir una serie de requisitos:

  • Tener entre 24 y 65 años, o 18 si hay menores a cargo.
  • Haber cumplido un año de residencia legal en España.
  • Haber vivido independientemente al menos 1 año en caso de familias y 3 años en caso de personas solas.
  • En las unidades de convivencia, haberse formado al menos 1 año antes de la solicitud.
  • Haber solicitado antes todas las prestaciones a las que se pudiera tener derecho.
  • Estar inscrito/a como demandante de empleo.
  • Tener unos ingresos máximos mensuales de 452€ en el caso de una persona adulta que viva sola y de 149€ más al mes por cada persona adicional, adulta o menor, que conviva en la unidad de convivencia hasta un máximo de 1.015€ al mes. 
  • Cumplir con los límites del patrimonio establecidos. El máximo permitido es de tres veces la cuantía anual de la prestación para cada uno de los casos, restando posibles deudas que se tengan y sin tener en cuenta el valor de la vivienda habitual. Además, el límite de patrimonio neto también aumentará según el número de las personas que vivan en la unidad de convivencia.

Por si no lo sabías, existen otros sistemas de redistribución de la riqueza para afrontar el riesgo de exclusión social y de pobreza. Pueden ser: ingresos condicionados o subsidios no condicionados a ingresos. Como has imaginado, la renta mínima vital está dentro del primer grupo. 

El ingreso condicionado es un impuesto negativo. Supone que una persona con pocos ingresos recibe una aportación del Estado hasta alcanzar un mínimo. A partir de ahí, comienza a pagar impuestos. La cantidad que se entrega es la diferencia entre la renta bruta y el umbral fijado.

“No todo el mundo tiene derecho a la renta mínima vital ni es un sistema para los que no quieran trabajar y dedicarse a vivir la vida con un subsidio estatal”

Entre los subsidios no condicionados, existen la renta básica universal (RBU), que es el pago de una cantidad económica fija, igual y universal para todos los ciudadanos, con independencia de su nivel de renta y conductas; y la dotación de un capital universal desde el nacimiento, pensada para compensar el efecto de la desigualdad entre generaciones y permitir arrancar la vida adulta en unas mejores condiciones económicas.

Como puedes ver, la renta mínima vital es solo una de las posibles medidas disponibles y debatidas para redistribuir la riqueza dentro de un país y mitigar los efectos de la pobreza. Esperamos que esta entrada te haya ayudado a poner en perspectiva el IMV y entiendas mejor en qué consiste y quién lo recibe. 

Aquí te dejamos un artículo que te puede interesar para conocer los años que necesitas cotizar para cobrar la pensión mínima.

Pagar con tu móvil te conviene.
Google Pay

Saber más