¿Qué tipo de cliente de banco eres?

20 agosto 2018

29

¿Eres más de contratar todos los servicios en un solo banco o prefieres tener productos en varios? ¿Cuánto sabes de finanzas? ¿Eres inversor? ¿Visitas la oficina bancaria o prefieres hacer tus gestiones online? ¿Estás satisfecho con el trato de tu banco? En función de cómo respondas a estas preguntas, tendrás un perfil bancario u otro.

¿Te has preguntado alguna vez qué tipo de cliente de banco eres? A nadie le gusta que le pongan una etiqueta, pero puedes verlo de otra forma: no estás solo en tu relación con el banco. Es probable que, entre tus familiares, amigos y compañeros de trabajo, haya más personas con un perfil como el tuyo. O con uno diferente, pero también identificable.

Echa un vistazo a estos tres tipos de cliente y verás cómo puedes reconocer a alguien en cada categoría.

tipos de clientes de banco

“El amateur considera muy complejo el conocimiento necesario para invertir con éxito”

El amateur

El amateur hace ingeniería entre cuentas. Tiene una cuenta contratada en la banca tradicional desde hace tiempo, pero es una criatura digital que considera que las sucursales son cosa del siglo pasado: también trabaja con la banca online. Aunque tiene una intención latente de invertir, posee escaso conocimiento de las opciones que tiene.

De hecho, el amateur considera muy complejo el conocimiento necesario para invertir con éxito y, por eso, busca rentabilidad sin riesgos para sus ahorros. Se cambiaría de banco si le ofrecieran una cuenta nómina remunerada con más rentabilidad que la suya porque no está muy satisfecho con el rendimiento de su dinero. Además, está considerando la vivienda como una opción de inversión.

¿Eres un amateur?

tipos de clientes bancarios

“El autosuficiente es una evolución del amateur: se atreve a invertir aunque haya podido tener una mala experiencia por el camino”

El autosuficiente

El autosuficiente es una evolución del amateur: se atreve a invertir aunque haya podido tener una mala experiencia por el camino. El banco es un medio para gestionar sus finanzas e invertir, así que trabaja con varios, cada uno para lo que le conviene. En concreto, cambia de banco cuando encuentra un producto que le interesa. Por ejemplo, para sacar dinero en cajeros sin comisión en el extranjero.

Confía en los fondos de inversión y toma la iniciativa para encontrar nuevas formas de conseguir más rentabilidad para aumentar sus ahorros. Cada vez asume más riesgo y contempla invertir fuera del banco.

Si por él fuera, pagaría todo con el móvil. Es habitual verle con la tarjeta, evita sacar dinero siempre que puede y lleva un control de sus gastos.

¿Conoces a algún autosuficiente?

Clientes bancarios

“El asesorado busca formas de obtener la máxima rentabilidad por su dinero pero confía en un experto”

El asesorado

El asesorado busca formas de obtener la máxima rentabilidad por su dinero pero confía en un experto. Delega en terceros el asesoramiento pero no las decisiones, porque se mueve en un entorno inversor. Es muy posible que su cuenta principal, abierta hace tiempo por sus padres, esté vinculada a un banco tradicional.

Le gusta poder acudir a una oficina si lo necesita porque cree que por teléfono o por Internet no se puede solucionar todo, pero exige más transparencia a los bancos. Es más, la rentabilidad no es suficiente para que cambie de banco porque está satisfecho con la evolución de su inversión. Y, aunque suele pagar con tarjeta, siempre lleva efectivo, aunque sea para un café.

¿Conoces a un asesorado? ¿O eres uno de ellos?