Auditoría energética, ¿cómo se hace?

14 enero 2020

65

auditoría-energetica-estrella1

La auditoría energética no es una solución recién implantada para reducir el consumo de electricidad y gas en un hogar. De hecho, la inspección, el estudio y el análisis de los flujos de energía en un edificio surgieron para dar respuesta a la crisis energética de 1973. ¿Qué ha cambiado desde entonces? El descubrimiento del calentamiento global y la arquitectura sostenible. 

En esta entrada compartimos contigo los secretos de cómo se hace una auditoría de eficiencia energética, para construir un hábitat sostenible que, además, ahorre en las facturas de la luz y el gas. 

 La auditoría es el estudio detallado de los flujos de energía de un edificio, como puede ser tu hogar, la oficina en la que trabajas o una fábrica. iene un marco legal bastante claro. Por un lado, la directiva 2012/27/UE, que es una normativa comunitaria para fomentar la eficiencia energética dentro de la Unión Europea (UE). El objetivo original de la directiva era llegar a 2020 con un ahorro del 20% en el consumo de energía primaria y obtener nuevas mejoras en adelante. 

“La auditoría es el estudio detallado de los flujos de energía de un edificio, como puede ser tu hogar, la oficina en la que trabajas o una fábrica”

En España, la directiva se convirtió en el Real Decreto 56/2016 sobre auditorías energéticas, que tiene 5 objetivos:

  1. El ahorro en el consumo de energía primaria, la disponible en la naturaleza. No renovable por un lado (petróleo, gas, carbón y uranio) y la renovable por otro (hidráulica, eólica, solar y biomasa).
  2. La mejora de la eficiencia energética.
  3. Optimizar la demanda de energía de las instalaciones, equipos y consumidores de energía. 
  4. Contar con profesionales competentes y fiables. 
  5. Desarrollar el mercado de servicios energéticos, como la auditoría energética. 

Ahora que ya sabes las razones por las que existen estas auditorías, entramos en detalle sobre cómo hacerlas.

“Una buena auditoría energética siempre incluye un detallado análisis económico de las posibles mejoras”

Auditoría energética: 6 pasos clave

Una auditoría de eficiencia energética cuenta con 6 pasos clave. la auditoría es el estudio detallado de los flujos de energía de un edificio, como puede ser tu hogar, la oficina en la que trabajas o una fábrica. 

  1. Documentación y planificación. Esta primera fase se divide en:. 
    1. Recopilación de toda la documentación gráfica y escrita sobre la construcción e instalaciones del edificio, facturas de luz y gas, horarios de uso y ocupación, datos climatológicos, maquinaria si es que la hay y fecha de construcción y reformas, así como cualquier otra información relevante sobre el consumo de energía. 
    2. Planificación del trabajo de campo y simulación del comportamiento energético del edificio. 
  2. Visita al inmueble. es el trabajo de campo que realiza un técnico especializado:
    1. Verificar el estado del edificio y sus instalaciones. Suelen trabajar con unas fichas de comprobación muy detalladas. 
    2. Comprobar el hábito de los usuarios del edificio, así como pasar un cuestionario para entender cómo se utilizan los equipos e instalaciones. 
    3. Mediciones en las instalaciones, el suministro eléctrico, los equipos de iluminación y otros sistemas que tengan que ver con el flujo de energía.
  3. Análisis del comportamiento energético. Se analizan los datos conseguidos en los dos pasos previos. ¿El objetivo? Obtener respuestas sobre estos tres asuntos clave de la auditoría energética:
    1. Distribución del consumo eléctrico. Esto es, determinar el consumo en los valles, llanos y picos de demanda energética. 
    2. Exponer el consumo de energía en gráficas sencillas, con estimaciones anuales, diarias y horarias. 
    3. Estudiar las facturas de la luz y el gas para comprobar si la tarifa contratada es la más adecuada en función del consumo. 
  4. Propuestas de mejora., la auditoría entra en la fase más interesante: proponer las mejoras técnicas tanto en el edificio como en las instalaciones y otros factores para reducir el consumo. El objetivo es optimizar los costes. 
  5. Viabilidad económica. Una buena auditoría de eficiencia energética siempre incluye un detallado análisis económico de las posibles mejoras. De esta manera, se puede evaluar el periodo de amortización de lo que cueste poner en marcha las mejoras. Por ejemplo, si las mejoras técnicas cuestan 2.500€ y el ahorro conseguido en las facturas es de 35€ al mes, habrás recuperado la inversión en casi 6 años. 
  6. El informe. El remate de la auditoría siempre es la emisión de un informe detallado que cuente tanto los objetivos, como las características del edificio, mediciones realizadas y el resultado de las medidas propuestas. En definitiva, un resumen del proyecto. 

Esperamos que con estos 6 pasos clave descubras cómo se hace una auditoría energética. Si esta información te ha sido de utilidad, ¿por qué no la compartes en las redes sociales para que ayude a tus familiares y amigos?

Una forma más fácil y rápida de pagar.
Google Pay

Saber más