Ayuno financiero: el reto de 21 días para aprender a ahorrar

22 septiembre 2022

19

ayuno-financiero

La dieta de moda hará adelgazar tu cuenta de banco con alimentos raros y caros, pero si quieres ahorrar presta atención porque ha llegado el ayuno financiero. Y no, no se trata de dejar de comer. Es un método pensado para cambiar tus hábitos de consumo. Entramos en detalles para que economizar sea algo más sencillo.

Tras la larga etapa de ahorro familiar provocada por la pandemia y la consecuente reducción de las posibilidades de consumo, la sociedad española ha vuelto a gastar por encima de sus posibilidades en el primer trimestre de 2022, según los datos recopilados por Epdata. En concreto, 1.427 millones de euros. A la espera de un segundo trimestre de mayor gasto, conviene poner el foco en contener esta tendencia y el ayuno financiero puede ser una excelente herramienta.

El ayuno financiero de 21 días te puede ayudar a distinguir los costes auténticamente necesarios de lo superfluo

Ahorrar debería ser un hábito y el primer objetivo rellenar el colchón para los imprevistos. Aunque los gastos del día a día nos avasallen y creamos que es imposible poner orden en las finanzas familiares, el ayuno financiero de 21 días te puede ayudar a distinguir los costes auténticamente necesarios de lo superfluo.

¿Qué es el ayuno financiero?

El método nació en la pluma de Michelle Singletary, columnista de Washington Post y autora del libro The 21-Day financial fast: your path to financial peace and freedom, que en román paladín se traduce como El ayuno financiero de 21 días: tu camino hacia la paz y libertad financiera.

Singletary recomienda poner en práctica su dieta, con especial énfasis, en economías familiares o personales desmejoradas por los excesos o por las deudas. Pero también después de unas vacaciones o unas fiestas de Navidad con muchos más gastos de lo habitual.

El objetivo de este reto de 21 días es eliminar cualquier gasto innecesario. ¿Cómo? Durante tres semanas pones el foco en la alimentación, en la vivienda y en otros costes esenciales para la vida, como las facturas o la devolución de préstamos. Y lo demás deja de existir.

Durante tres semanas pones el foco en la alimentación, en la vivienda y en otros costes esenciales para la vida

Singletary propone 4 reglas básicas para poner en práctica el ayuno financiero:

  1. 21 días. Es un periodo de tiempo práctico, que te ayuda a tomar conciencia de tus malos hábitos de gasto sin suponer un reto demasiado grande. Ejerce la constancia y la paciencia para obtener resultados.
  2. Compra solo lo necesario. Momento para reflexionar sobre lo que es realmente importante para la economía familiar. Adquiere solo lo necesario, lo mínimo viable para sobrevivir. Olvídate, durante las tres semanas de ayuno financiero, de ese nuevo electrodoméstico, de las ofertas en la tienda de ropa, de las impulsivas compras por Internet o de los caprichos en el restaurante de la esquina. Elimina lo que no sea alimentación, salud y pagos imprescindibles como los impuestos, los recibos y la hipoteca o el alquiler.
  3. Paga en efectivo. Singletary recomienda visualizar el dinero que gastas, así que recomienda utilizar efectivo para las compras de supervivencia. De este modo serás consciente del flujo financiero de tu cartera… y de cómo adelgaza cuando gastas en lo superfluo.
  4. Tu diario de gastos. Un buen ayuno financiero de 21 días necesita un registro detallado de los ingresos y de los gastos para saber con precisión la capacidad de ahorro personal o familiar. Así sabrás distinguir lo necesario para vivir de los gastos innecesarios provocados por las tentaciones.

¿Qué te parece el ayuno financiero? Esperamos que te haya quedado claro en qué consiste esta dieta y que la pongas en práctica para engordar tu cuenta bancaria. Si quieres ahorrar de manera efectiva, conoce qué son los gastos hormiga y de qué manera puedes evitarlos.

 

Pagar con tu móvil te conviene.
Google Pay

Saber más