¿Qué son las ciudades inteligentes?

6 abril 2020

45

ciudades-inteligentes

Es posible que hayas oído hablar de ellas, que conozcas alguna o que sientas curiosidad por saber cómo serán las poblaciones del futuro. Las ciudades inteligentes han llegado para quedarse porque traen consigo muchos beneficios económicos, sociales y ambientales. En esta entrada compartimos contigo qué es una ciudad inteligente. 

Más de la mitad de la población mundial, 3.000 millones de personas, vive en ciudades y la proporción seguirá subiendo hasta el 65% en 2030. De cómo crezcan y se desarrollen los entornos urbanos depende buena parte del futuro de la humanidad. Sobre todo, si tenemos en cuenta que producen un 80% de los gases de efecto invernadero, según un artículo de El País.

“Su desarrollo urbano está basado en la sostenibilidad y en el uso de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC)”

Las ciudades inteligentes o smart cities en inglés, han aparecido para atajar este problema. También llamadas ciudades eficientes, su desarrollo urbano está basado en la sostenibilidad y en el uso de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) de tal forma que pueda satisfacer las necesidades básicas de las instituciones, las empresas y los habitantes desde un punto de vista económico, operativo, ambiental y social. 

Ciudad inteligente: ¿cómo es?

Para convertir un complejo urbano en una ciudad inteligente es necesario un esfuerzo conjunto de la población, las empresas y las instituciones públicas. ¿Por qué? Porque son necesarias grandes inversiones en educación, en mejoras sociales, en infraestructuras de energía, en tecnologías de comunicación y en medios de transporte con un objetivo muy concreto. 

¿A qué aspira realmente una ciudad inteligente? 

  1. A una calidad de vida elevada.
  2. A un desarrollo económico y ambiental sostenible y perdurable.
  3. A un sistema participativo donde los ciudadanos puedan aportar en la construcción del futuro.
  4. A una gestión prudente de los recursos naturales.
  5. A un aprovechamiento racional del tiempo de las personas. 

Como puedes comprobar, la ciudad inteligente es todavía un concepto algo difuso que está en plena construcción por los agentes implicados. Lo más práctico es que te quedes con esta idea: considera que una smart city es una herramienta para vivir mejor, más que un espacio urbano concreto.

“Una smart city es una herramienta para vivir mejor, más que un espacio urbano concreto”

No es fácil visualizar esta teoría en medidas o soluciones concretas, así que compartimos contigo algunos ejemplos de mejoras urbanas en diferentes áreas que siguen la línea de las ciudades inteligentes.

  • Sanidad: Mejoras como la tele medicina, la tele asistencia, la gestión de datos e historiales de pacientes o las alertas automáticas a los servicios de emergencias.
  • Urbanismo: La gestión eficiente del tráfico rodado con sistemas integrados, la optimización de las rutas de transporte público, la creación de infraestructuras sostenibles, la instalación de nuevos sistemas de alumbrado público con tecnologías LED o el riego automático e inteligente de jardines, entre otras medidas. 
  • Medio ambiente: La instalación de sistemas que permitan el ahorro de energía, o redes que controlen y permitan un consumo eficiente del agua, el fomento real del reciclaje y la reutilización de residuos o la creación de redes uso de vehículos eléctricos públicos y privados o electromovilidad. 
  • Administración y gobierno: La aplicación de un sistema de administración electrónica eficiente y sencillo de utilizar para todos los ciudadanos, el desarrollo de plataformas de pago online, uso de entornos en la nube para almacenar datos, así como instalación de banda ancha para teléfonos móviles y wi-fi público gratuito.
  • Seguridad: Con el desarrollo de centros multidisciplinares. Un ejemplo es el CISEM (Centro Integrado de Seguridad y Emergencias) de Madrid, que coordina a los cuerpos del Samur y de la policía, para reducir los tiempos de respuesta en 8 minutos. 
  • Turismo y ocio: Puesta en marcha de aplicaciones para facilitar las visitas turísticas de forma ordenada, o la creación de guías de ocio y de consumo inteligente, adaptadas a los intereses particulares de cada individuo y diseñadas para evitar aglomeraciones, son algunos ejemplos. 

En resumen, como puedes comprobar, las ciudades que quieran ser inteligentes estarán siempre en constante renovación y modernización para conseguir sus objetivos de sostenibilidad y de calidad de vida, así como de optimización de uso de recursos y tiempo. 

Esperamos que con esta entrada te haya quedado claro qué son las ciudades inteligentes. ¿Cómo es la población en la que vives? ¿Cuenta con alguna medida inteligente? Comparte ahora en tus redes sociales y comenta.

Una forma más fácil y rápida de pagar.
Google Pay

Saber más