Aprende cómo solucionar problemas de condensación en una vivienda

30 septiembre 2019

72

solucionar problema de condensación en vivienda

¿Alguna vez se te ha empañado el espejo de cuarto de baño? ¿Has visto una mancha oscura en la pared de una casa antigua? Aunque no lo parezca, ambos fenómenos domésticos tienen un origen común: el agua. Y son más habituales de lo que imaginas. Por eso, compartimos contigo una serie de consejos sobre cómo solucionar problemas de condensación en una vivienda. 

La condensación es un problema doméstico muy común en las casas mal aisladas o viejas. A veces se recurre a raspar la pared dañada y a pintarla de nuevo. Y la solución no sirve de nada. Puede, incluso que alguien opte por poner un mueble delante. Entendemos que puede llegar a ser frustrante, así que te explicamos en detalle cómo se forma la condensación en casa y cómo eliminar las humedades por condensación. 

La diferencia entre la temperatura de fuera y de dentro provoca que la humedad ambiental se condense y se adhiera a las paredes. Toma forma de pequeñas gotas de agua que se terminan convirtiendo en esas manchas inquietantes que tienes en mente.

La condensación en el hogar funciona como cuando sales de la ducha. La humedad del aire entra en contacto con el espejo, que está frío, y se convierte en pequeñas gotas de agua. De hecho, las humedades por condensación nacen en una superficie cuando su temperatura está por debajo del punto de rocío del aire.

“La diferencia entre la temperatura de fuera y de dentro provoca que la humedad ambiental se condense y se adhiera a las paredes”

Este punto cambia en función de la temperatura ambiente. Aumenta en las zonas más frías de una casa, como las paredes de fuera o las fachadas, así como en superficies no absorbentes como los cristales de las ventanas, los alicatados y los espejos. 

La condensación en casa no solo daña el aspecto de tu hogar. También afecta a la salubridad de una vivienda y termina impactando en la salud de las personas que la habitan, así que no la pierdas de vista. 

Antes de descubrir cómo solucionar los problemas de condensación en una vivienda conviene que sepas cuáles son las 4 principales causas de este conflicto doméstico:

  1. Falta de ventilación. Las pinturas plásticas y otros elementos de construcción impermeables impiden la ventilación pasiva. Si tampoco renovamos de forma habitual el aire del interior, pronto tendremos condensación en paredes. 
  2. Ausencia de aislamiento térmico. Cuando las envolventes del edificio y las carpinterías carecen de este sistema pueden aparecer puntos fríos propensos a las humedades. 
  3. Exceso de vapor de agua. La generación de vapor es algo natural que produces al respirar y transpirar. Como cuando duermes en un saco de dormir y te despiertas mojado. También se genera con otras acciones del día a día, como la ducha, cocinar o el secado de la colada. Un exceso de vapor atraerá a la condensación en la vivienda. 

El uso sin control de la calefacción. El aire caliente caliente acumula más humedad que luego transmite a los muros y paredes. Un cambio brusco de temperatura en el aire, como apagar la calefacción de pronto o abrir una ventana para ventilar, atrae a la condensación.

“La condensación en casa no solo daña el aspecto de tu hogar. También afecta a la salubridad de una vivienda”

Ahora que ya conocemos la causas de este problema doméstico es momento de ponerse manos a la obra para saber cómo solucionar problemas de humedad en las paredes.

¿Cómo solucionar problemas de humedad en paredes?

Si quieres saber cómo eliminar las humedades por condensación, piensa bien cómo se originan y seguro que encuentras unos cuantos trucos. No obstante, compartimos contigo 5 consejos que te ayudarán en esta tarea

  1. La medida más sencilla y rápida: hacer ventilaciones diarias de 10 minutos. Si tienes mucha humedad, haz dos ventilaciones. Mantendrás a raya la condensación en paredes y ventanas. 
  2. Controla la climatización de tu hogar. Intenta mantener una temperatura adecuada y constante en el interior. Aunque la percepción de una temperatura cómoda es bastante personal, es aconsejable que se mantenga entre 25ºC en verano y 21ºC en invierno. 
  3. Seca la ropa en el exterior siempre que puedas. Y cuando lo hagas en el interior, centra el secado en una habitación bien ventilada. Del mismo modo, evita secar los calcetines en los radiadores, porque aumentará mucho la condensación. 
  4. Abre una ventana mientras te duchas o cocinas para que el vapor de agua desaloje. Si estás en la cocina, tapa la olla y otros utensilios mientras los utilizas. 
  5. Procura no bloquear las salidas de aire y asegúrate de que los muebles y los armarios no están pegados contra las paredes, que existe un pequeño espacio para que circule el aire. 

Un asunto asociado que nos preocupa cuando pensamos en cómo solucionar problemas de condensación en una vivienda es la condensación en ventanas. Entramos en detalles. 

Condensación en ventanas

Si las humedades que tanto nos preocupan se concentran en las ventanas, provocarán que los cristales lloren. ¿El problema? Que el agua puede gotear y provocar charcos en el suelo y manchar las paredes. Como cuando, en invierno, las ventanillas del coche se empañan, pasas la mano y se queda empapada. 

Para evitar la condensación en las ventanas, sigue los mismos consejos que te recomendamos arriba y añade uno extra: no mantengas siempre cerradas las cortinas y las persianas. Así el aire podrá moverse con mayor libertad y evitarás la formación de condensaciones. 

Esperamos haberte acompañado con esta guía sobre cómo eliminar las humedades por condensación. Si crees que la información puede ayudar a otras personas, ¿por qué no compartes la entrada en las redes sociales?

Una forma más fácil y rápida de pagar.
Google Pay

Saber más