¿Cuáles son los gastos deducibles de una vivienda?

4 mayo 2023

8

01---Foto

Tanto si tienes una vivienda como si vives en alquiler, temes el momento de revisar el borrador de la declaración de la renta. En medio del horror te preguntarás qué gastos deducibles de la vivienda puedes incluir en la presentación del IRPF. Es una buena forma de ajustar cuentas con hacienda. No pases miedo, porque en esta entrada compartimos contigo qué gastos puedes deducir.

Más de 21 millones de ciudadanos acuden cada año a la campaña de la renta, según los datos de la Agencia Tributaria. Y lo más probable que estés entre ellos, así que conviene aclarar un concepto antes de entrar en harina fiscal: ¿qué son los gastos deducibles?

Los gastos deducibles son aquellos que puedes restar a la base imponible cuando calculas el IRPF (Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas) de tu declaración anual. Dicho de otro modo, son las cantidades que puedes descontar de lo que ganas cada año.

Los gastos deducibles son aquellos que puedes restar a la base imponible cuando calculas el IRPF

Dentro de esta categoría entran los gastos deducibles por vivienda. Y estos varían según el tipo de inmueble que tengas, ya sea en propiedad o en alquiler, así como la comunidad autónoma en la que vivas. ¿Lo vemos en detalle para preparar tu campaña de la renta 2022?

¿Cuáles son los gastos deducibles de una vivienda en alquiler?

Si eres arrendatario, es decir, vives de alquiler, puedes aplicar ciertos gastos deducibles por vivienda habitual. En el conjunto del Estado, si tu contrato de alquiler es anterior al 1 de enero de 2015, puedes disfrutar de una deducción por residencia habitual del 10,05% de lo que pagues al mes, siempre que tu base imponible (tus ingresos) sean inferiores a 24.020€ al año. La base máxima de gasto deducible es de 9.040€ al año.

¿Y si tu contrato es posterior al 1 de enero de 2015? En ese caso tienes que atenerte a la normativa autonómica para saber si tienes derecho a una deducción, cuáles son las condiciones y en qué porcentaje te puedes beneficiar.

Si vives en alquiler, las deducciones por vivienda habitual dependen de la normativa autonómica

Por ejemplo, en Madrid, la ventaja fiscal de los gastos deducibles de una vivienda en alquiler está destinada a las personas menores de 35 años, que se pueden deducir el 30% de lo que han pagado si cobran menos de 25.620€ al año y con un máximo de 1.000€ a deducir.

El resto de autonomías tiene sus particularidades, sus pros y contras. Investiga.

¿Cuáles son los gastos deducibles de un piso en alquiler si eres propietario?

Si tienes una vivienda en propiedad, pero la alquilas a un tercero, también cuentas con gastos deducibles en la declaración de la renta.

Las deducciones son las siguientes:

  • Gastos de reparación y conservación: por ejemplo, si se rompe la caldera o la cisterna. Ojo con estos gastos deducibles, míralos en detalle, porque un concepto es el mantenimiento de la vivienda y otro distinto la ampliación o mejora.
  • Impuestos y tasas, como el IBI (Impuesto de Bienes Inmuebles) o los gravámenes municipales de recogida de basuras, limpieza o alumbrado son deducibles. Nunca los recargos de sanción, así que ten los pagos al día.
  • Los intereses de la hipoteca derivados de una amortización anticipada. Importante: solo los intereses, nunca el principal del préstamo.
  • Gastos de formalizar el contrato de alquiler, como los de la inmobiliaria o el abogado que te han ayudado en el proceso.
  • Suministros y gastos de la comunidad. Aunque la mayoría de los inquilinos suelen pagar estos conceptos, puede que hayas acordado otra cosa con el tuyo. Puedes incluirlos en tu renta como gastos deducibles.
  • Las primas de los seguros asociados a la vivienda que ofreces en alquiler, también pueden ser gastos deducibles siempre que los pagues como propietario.
  • Amortización de bienes inmuebles, que es un 3% del valor catastral sin imputar el valor del suelo. Si alquilas el piso amueblado, puedes amortizar también enseres y electrodomésticos. En este caso será un 10% del total al año por un plazo máximo de 20 años.

En resumen, los gastos deducibles de una vivienda pueden ayudarte a pagar menos impuestos en tu declaración de la renta. Si vives en alquiler, las deducciones por vivienda habitual dependen de la normativa autonómica. Si tienes una vivienda en propiedad y la alquilas a un tercero, también tienes gastos deducibles.

En cualquier caso, recuerda revisar detenidamente los requisitos y limitaciones de cada deducción para aprovechar al máximo las oportunidades fiscales.

Pagar con tu móvil te conviene.
Google Pay

Saber más