No puedo pagar la hipoteca, ¿qué hago?

6 marzo 2019

68

qué hacer si no puedo pagar la hipoteca

Es una frase que a nadie le gustaría pronunciar: “No puedo pagar la hipoteca, ¿qué hago?”. Significa que te encuentras en una situación comprometida que te puede quitar el sueño o que quizá estás pasando por una dificultad financiera puntual. Para ayudarte a capear el temporal hemos elaborado una breve guía sobre cómo proceder cuando no puedes pagar la hipoteca.

Tanto si te encuentras en situación de no poder pagar la hipoteca de forma repentina o has sido capaz de prever la situación, lo más importante es que tomes cartas en el asunto lo antes posible. Es mucho más práctico buscar una solución antes que se empiecen a acumular las cuotas mensuales impagadas. Anticiparse para resolver las deudas es un elemento clave porque te enfocará en el problema.

Soluciones si no puedo pagar la hipoteca

Ir al banco

Cuando no puedas pagar la hipoteca, acude de inmediato a tu banco. Es la primera acción que debes llevar a cabo. Explica tu situación con claridad y trata de llegar a un acuerdo para que el banco no se quede con el inmueble o que tu deuda se acumule y crezca de forma imparable.

Para evitar el impago de la hipoteca se suelen plantear tres escenarios:

  1. Alargar el plazo de amortización para reducir la cuota mensual que pagas.
  2. Pedir una carencia de la hipoteca total o parcial. Dicho de otro modo, solicitar al banco que nos permita no pagar las cuotas durante un tiempo o abonar solo la parte de los intereses de forma temporal.
  3. Negociar una reunificación de deudas si las has acumulado y así pagar una única cuota más reducida.

“Para evitar el impago de la hipoteca se suelen plantear tres escenarios: alargar el plazo de amortización, pedir una carencia de la hipoteca y reunificar deudas”

Ten en cuenta que las opciones 1 y 2 suponen un encarecimiento de la hipoteca por medio de los intereses. Debes estar preparado emocionalmente para asumir unas negociaciones clave que tendrán una repercusión importante en tus finanzas personales o familiares.

Vender la casa

No es una solución deseable, pero puede ayudar a capear el temporal: vender la casa cuando no puedo pagar la hipoteca. Piensa bien esta opción, porque una vez que hayas vendido el inmueble y pagado tu hipoteca actual, tendrás que encontrar un nuevo hogar. Una buena opción puede ser alquilarlo hasta que tu situación mejore y puedas adquirir compromisos económicos a largo plazo.

¿Dación en pago?

Otra posible solución si no puedes seguir haciendo frente al pago de la hipoteca es solicitar la dación en pago. Es una alternativa que nos permite entregar al banco la vivienda hipotecada para saldar la deuda.

Con la dación en pago no se recupera el dinero que ya has devuelto al banco ni tampoco tendrás que seguir pagando las cuotas mensuales, ni los intereses de demora ni las comisiones de impago. Es una posibilidad de evitar la ejecución hipotecaria.

La dación en pago tiene tres ventajas: la deuda queda saldada; te abre la puerta a negociar otras alternativas de pago o un alquiler social para seguir en la vivienda durante un tiempo; y te ahorras el proceso judicial de una ejecución hipotecaria.

Sin embargo, solo podrás aprovechar la dación en pago si está contemplada en tu contrato hipotecario o, en caso de no ser así, cuando negocias la opción con tu banco. Recuerda que la entidad financiera no tiene obligación de conceder la dación en pago como solución cuando no puedes pagar la hipoteca.

“Otra posible solución si no puedes seguir haciendo frente al pago de la hipoteca es solicitar la dación en pago”

¿Qué pasa si no puedo pagar la hipoteca?

Como te hemos dejado entrever, cuando no puedes pagar la cuota de tu hipoteca y no tomas alguna de las acciones anteriores, el banco te aplicará sanciones temporales. Y si la situación se agrava, podrá iniciar un proceso de ejecución hipotecaria. Para que sepas a qué atenerte si llegas a este extremo, el banco suele seguir tres pasos:

  1. Cobro de intereses de demora, que se sumarán a los que ya pagabas por la hipoteca. Ten en cuenta que encarecerán el préstamo y que se activan el primer día de retraso en el pago.
  2. Cobro de una comisión por reclamación de la deuda que tienes, que se aplica cuando el banco te avisa de que no has abonado una o más cuotas.
  3. Inicio de la ejecución hipotecaria o embargo. Una vez que tu deuda alcanza el límite que figura en la cláusula de vencimiento anticipado de tu contrato, el banco resuelve el mismo e interpone una demanda judicial para embargar la vivienda.

No es el escenario idóneo. Además, recuerda que un préstamo hipotecario suele tener una garantía hipotecaria y una personal. Esto significa que, si el valor del inmueble no cubre la deuda pendiente, el banco puede pedir el embargo de tus bienes presentes y futuros hasta que quede saldada. En efecto, esto incluye una parte de tu nómina.

Una forma más fácil y rápida de pagar.
Google Pay

Saber más