¿Qué es el IVA?

19 diciembre 2018

9

Cada vez que compras un producto o pagas por un servicio aportas un granito de arena a las arcas del Estado. De hecho, la cantidad aparece en todos los recibos de compra. Es un impuesto indirecto que grava el consumo: el Impuesto sobre el Valor Añadido. Seguro que has oído su nombre más de una vez, pero quizá no tengas claras todas sus características. Pero, ¿qué es el IVA?

El IVA se aplica al consumo doméstico de bienes y servicios que se producen en España o fuera de ella. Es un impuesto indirecto. Esto significa que solo se recauda cuando se produce una transacción comercial (una compra o la prestación de un servicio). Recuerda que, por el contrario, los impuestos directos se aplican de forma directa sobre tu renta, como ocurre con el IRPF (Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas).

El objetivo del IVA es gravar las entregas de bienes y servicios de profesionales y empresas, las compras intracomunitarias y las importaciones de productos. El consumidor final, tú cuando vas a la compra, tiene la obligación de pagar el IVA sin derecho a devolución. Este detalle es importante para entender en qué consiste IVA.

Existen otros dos conceptos importantes para el caso de las empresas y de los profesionales.

“El objetivo del IVA es gravar las entregas de bienes y servicios de profesionales y empresas, las compras intracomunitarias y las importaciones de productos”

¿Qué es el IVA devengado?

Es el impuesto que se cobra a los clientes por prestar un servicio o vender un producto. De este modo, una empresa o un autónomo funcionan como agentes recaudadores de la Agencia Tributaria. También es conocido como IVA repercutido.

Por ejemplo, cenas en un restaurante y el camarero te trae un recibo de 55€. Esta cantidad incluye un IVA reducido del 10%: 5,5€. El restaurante ingresa 49,5€ por el servicio de comida y 5,5€ de IVA devengado que cuando acabe el trimestre tendrá que abonar a Hacienda mediante una declaración.

¿Qué es el IVA deducible?

Es el impuesto que una empresa o un autónomo ha pagado al adquirir bienes o servicios a otras empresas. Siempre debe estar relacionado con la actividad principal del negocio y también se le conoce como IVA soportado.

Por ejemplo, para elaborar la cena que has tomado en el restaurante, este ha tenido que comprar ingredientes por valor de 17€, que incluyen un IVA superreducido del 4%: 0,68€.

Estos dos tipos de IVA para empresas y autónomos son importantes, porque un negocio puede restar el IVA deducible del IVA devengado cuando presente su declaración trimestral del impuesto. Por ejemplo, en el caso del restaurante: el hostelero tiene que pagar a Hacienda los 5,5€ que te cobró por la cena, pero puede descontar los 0,68€ que pagó por los ingredientes. Por tanto, solo pagará 4,82€.

“Este impuesto tiene tres tipos distintos que se diferencian por el porcentaje aplicado”

Tipos impositivos de IVA

Quizá te preguntes qué es el IVA reducido. O qué es el IVA superreducido. No te preocupes, no es difícil. Este impuesto indirecto tiene tres tipos distintos que se diferencian por el porcentaje aplicado. La filosofía tributaria es que cuanto más básica sea la necesidad de cierto producto o servicio, menos IVA pagará.

Según el Real Decreto-Ley 20/2012, los tipos de IVA vigentes son los siguientes:

  • Tipo general (21%): se aplica por defecto a cualquier producto o servicio. Por ejemplo, los electrodomésticos, la ropa, el tabaco o las bebidas alcohólicas.
  • Tipo reducido (10%): afecta a una larga lista de productos como los alimentos en general o servicios como la entrada a museos, el transporte de viajeros, la hostelería o las viviendas.
  • Tipo superreducido (4%): se aplica a los productos considerados de primera necesidad. Por ejemplo: el pan, la leche, la fruta, verduras, hortalizas o quesos. También a ciertos productos no alimentarios como las sillas de ruedas o medicamentos de uso humano.

Una forma más fácil y rápida de pagar.
Google Pay

Saber más