Todos los secretos para descubrir qué es la cláusula suelo

2 octubre 2019

39

Has oído hablar de ella en la radio, la tele o puede que hayas leído un artículo de prensa sin entender de qué iba. Es posible que hayas estado presente en una discusión sobre el tema y te hayas sentido un poco desorientado. No te preocupes, porque la próxima vez puedes estar más cómodo en la conversación con tus amigos. Te explicamos qué es la cláusula suelo. 

Saber sobre préstamos hipotecarios y sus detalles puede ser una de las asignaturas pendientes de la vida diaria. De hecho, la mitad de los españoles firma una hipoteca sin comprender todas las condiciones, según un estudio de Help My Cash. Por extraordinario que parezca, no siempre prestamos atención a lo que firmamos. 

Para entender bien qué es la cláusula suelo y poder hablar del tema en la próxima charla entre amigos debes recordar que estas cláusulas son ilegales. De hecho, el Tribunal Supremo declaró su nulidad y carácter abusivo por sentencia del 9 de mayo de 2013, limitando la devolución de las cantidades ilegalmente cobradas desde la fecha de la sentencia. Quizá sea esta la razón por la que has oído hablar de esta cláusula. 

Sin embargo, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (UE) dictaminó el 21 de diciembre de 2016, en sentencia inapelable, en contra de limitar la retroactividad de la nulidad de las cláusulas suelo. En consecuencia, las entidades financieras que se sirvieron de ellas están obligadas a devolver todo el dinero cobrado desde la firma de la hipoteca. 

Ya te habrás dado cuenta de la íntima relación entre esta cláusula y el préstamo hipotecario, pero es mejor que entremos en detalles y despejemos todas las  dudas sobre qué es la cláusula suelo.

“La cláusula suelo de una hipoteca es una cláusula contractual que fija un límite mínimo al interés que se aplicará en la cuota mensual de un préstamo hipotecario”

¿Qué es la cláusula suelo de una hipoteca?

La cláusula suelo de una hipoteca es una cláusula contractual que fija un límite mínimo al interés que se aplicará en la cuota mensual de un préstamo hipotecario aunque el tipo interbancario baje. Recuerda que la mayoría de hipotecas a tipo variable están referenciadas al Euríbor, el tipo al que los bancos se prestan dinero entre sí en la UE. 

El Euríbor fluctúa de forma periódica y, con esta variación, el importe a devolver de una hipoteca a tipo variable. Por ejemplo, un préstamo a Euríbor +1 quiere decir que pagarás de intereses el índice europeo más un punto extra. Los intereses se revisan de forma anual, momento en el que se actualiza la cuota mensual que devuelves. 

El Euríbor ha llegado a estar en mínimos históricos, como ha ocurrido en agosto de 2019, cuando el índice cerró al -0,356% tras seis meses a la baja y más de tres años en negativo. Esto significa que las hipotecas a tipo variable se han abaratado para el consumidor. Y que los bancos ingresan menos intereses por los préstamos.

¿Entiendes ahora qué es la cláusula suelo? Por si acaso no está del todo claro: los bancos que la utilizaron acordaron con sus clientes unos topes mínimos del tipo de interés para asegurar unos ingresos suficientes que no estuvieran sujetos a la volatilidad del Euríbor. 

“Los bancos que la utilizaron acordaron con sus clientes unos topes mínimos del tipo de interés para asegurar unos ingresos suficientes que no estuvieran sujetos a la volatilidad del Euríbor”

¿Cómo sé si tengo cláusula suelo?

Si firmaste una hipoteca antes de 2013 seguro que te estás preguntando cómo saber si tienes una cláusula suelo. Lo más práctico es echar un vistazo al contrato de tu préstamo hipotecario y buscar lo siguiente: cláusula de límites de variabilidad del tipo de interés. 

Este concepto suele aparecer en la cláusula tercera, la que corresponde con el tipo de interés. De hecho, la cláusula suelo es normal que aparezca hacia el final de este apartado. ¿Qué tipo de texto te vas a encontrar? Por ejemplo, algo así como “el tipo interés aplicable, sea éste el ordinario o el sustitutivo, no podrá ser inferior al 2,5% nominal anual”. 

Esto significa que el tipo de tu hipoteca nunca bajará del 2,5% aunque el Euríbor lo haga. De hecho, existe una manera de verificar que es la cláusula suelo. Echa un vistazo a los recibos mensuales de abono de la cuota. Céntrate en aquellos periodos  en los que el Euríbor ha estado en mínimos. 

En tu recibo aparecerán dos conceptos: amortización e intereses. Siguiendo el ejemplo anterior, sí los intereses son del 2,5% aunque el índice de referencia interbancario esté en negativo, seguramente  tienes una cláusula suelo. 

Esperamos que esta entrada te haya ayudado a entender en qué consiste la cláusula suelo y puedas hablar del tema  en las charlas sobre hipotecas con tus amigos. Si crees que esta información es de utilidad para otros o puede despertar su curiosidad, comparte ahora en las redes sociales. 

Una forma más fácil y rápida de pagar.
Google Pay

Saber más