Subasta notarial: ¿en qué consiste?

13 abril 2020

57

subasta-notarial

Es posible que hayas oído hablar de ella pero no tengas claro en qué consiste, quién la lleva a cabo o cómo funciona. La subasta notarial es una interesante opción para conseguir ese hogar en el que vivir. En esta entrada compartimos contigo todos los detalles, para que sepas cómo funcionan las subastas. 

En  España, existe mucha más actividad de subastas públicas de lo que puedas pensar. Es más, existen 5 tipos de subastas: 

  • Notarial, que es la que vamos a conocer con profundidad. 
  • De parque móvil, para los vehículos.
  • De la Hacienda pública a través de la AEAT (Agencia Estatal de Administración Tributaria)
  • Por recaudación Tributaria. 
  • Subasta judicial. 

Durante el año 2019 se produjeron 24.162 subastas electrónicas, según los datos del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ).

“Cualquier persona puede acceder a una subasta notarial siempre y cuando no tenga impedimento o restricción legal”

Las subastas notariales están reguladas por los artículos 72 al 76 de la Ley del Notariado, aunque han tenido un gran desarrollo judicial en los últimos años, sobre todo tras las gran crisis económica, con la Ley 15/2015, que introduce la subasta electrónica. 

¿Qué es una subasta notarial?

una subasta notarial es la venta de bienes muebles o inmuebles al mejor precio ofrecido, gestionada por un notario, que se realiza en cumplimiento de una resolución legal o administrativa y se publica en el BOE (Boletín Oficial del Estado). 

Los bienes subastados han sido embargados para satisfacer una deuda, ya sea por las distintas Administraciones Públicas como por entidades bancarias, empresas o comunidades de propietarios. A veces, también salen a subasta bienes de decomisos, abandonos o enajenaciones. 

¿Qué tipos de bienes salen a subasta notarial?

Entre los inmuebles puedes encontrar pisos, casas, chalets, apartamentos, terrenos o locales comerciales.La vivienda que buscas puede estar en el amplio catálogo de bienes a subastar.

Lo bueno es que cualquier persona puede acceder a una subasta notarial siempre y cuando no tenga impedimento o restricción legal. Por ejemplo, no pueden acudir los funcionarios directamente relacionados con el expediente de esa subasta concreta ni el ejecutante o deudor.

“Los bienes subastados han sido embargados para satisfacer una deuda”

Cuando se anuncia una subasta, la persona física o jurídica que enajena el activo inmobiliario, por ejemplo, la AEAT, fija el precio de salida del bien., en la fecha y hora fijadas en el anuncio público, se pueden realizar las pujas. 

Para que nos entendamos, la puja mínima es el precio mínimo posible que se establece para evitar que se adjudiquen por un valor inferior  al valor real del inmueble subastado. Y la mejor postura es el precio más alto que se ha ofertado para adquirir el bien. Se podrá pujar hasta que finalice el plazo establecido en el anuncio. 

Lo más habitual es que tengas que hacer un depósito para poder participar en la subasta notarial. Ya sea mediante un ingreso en una cuenta bancaria o a través de un cheque bancario a presentar en el momento de la puja. El importe del depósito varía mucho entre las diferentes subastas, pero lo encontrarás en la ficha del bien a subastar. Por cierto, el depósito se devuelve a todos los postores a los que no se les ha adjudicado el bien. 

Finalmente, cerrada la subasta, se produce el remate. Es el dinero que falta por pagar desde el depósito hasta el precio final ofrecido durante la puja. Ten en cuenta que el resultado de la subasta notarial no es firme hasta que el remate es aprobado. Suele ocurrir el mismo día o al día siguiente. 

Esperamos que con esta entrada te haya quedado claro qué es una subasta notarial y en qué consiste. Si la información te ha sido de ayuda, comparte ahora en tus redes sociales para que tu familia y amigos puedan aprovecharla. 

Una forma más fácil y rápida de pagar.
Google Pay

Saber más