¿Cómo funciona y qué es un depósito a plazo fijo?

9 octubre 2019

49

Depósito-Pibank

Si cuentas con unos ahorros que quieres invertir seguro que estás echando un vistazo a las diferentes opciones que existen en el mercado. Lo más probable es que hayas encontrado un montón de oportunidades a tu alrededor pero no tengas claro qué implican algunos productos. Por ejemplo, ¿sabes cómo funciona y qué es un depósito a plazo fijo?

No te preocupes si la respuesta no pasa más allá de la punta de tu lengua. Es normal no tener tiempo para estar al día de todo lo que nos rodea, sobre todo en el mundo financiero. En esta entrada compartimos contigo una explicación clara y directa que te ayudará a entender en qué consiste un depósito a plazo fijo. 

El depósito a plazo fijo es un producto financiero en el que prestas una cantidad de dinero a tu banco durante un tiempo determinado. Transcurrido el plazo acordado, el banco te devuelve tu dinero más unos intereses antes pactados con él. En algunos casos, el pago de los intereses se hace de forma periódica mientras dura el depósito (mensual, trimestral…). Los intereses suelen expresarse en un porcentaje sobre el dinero depositado. 

“El depósito a plazo fijo es un producto financiero en el que prestas una cantidad de dinero a tu banco durante un tiempo determinado”

Por si no lo sabes, se llama plazo fijo porque el tiempo durante el cual la inversión permanece inmovilizada se pacta al comienzo: un mes, tres meses, un año, y así sucesivamente. Al llegar la fecha de vencimiento puedes retirar todo el dinero o renovarlo. ¿Y si quieres sacar tu dinero antes de que termine ese plazo? Posiblemente puedas hacerlo perdiendo los intereses que ya cobraste y/o pagando una penalización. 

Compartimos contigo las claves para entender qué es un depósito a plazo fijo y saber cómo funciona:

  1. Riesgo bajo. Es una inversión en la que la rentabilidad y el capital invertido están asegurados. Cuentan con el respaldo del Fondo de Garantía de Depósitos hasta los 100.000€ por depositante y entidad en caso de impago por parte de tu banco. 
  2. Rentabilidad. Conoces cuánto te va a generar tu dinero de antemano, cuando firmas el producto. 
  3. Rápido de contratar: suele ser un proceso rápido y sencillo de formalizar. 
  4. La rentabilidad aumenta con el plazo. Cuanto más tiempo tengas tu dinero inmovilizado en el banco más rentabilidad obtendrás. 

Si prefieres ver un ejemplo, el Banco de España cuenta con una herramienta muy sencilla para calcular la rentabilidad de un depósito bancario y que tengas más información a la hora de elegir el que más te conviene. Incluso puedes comparar los depósitos de diferentes entidades para elegir el que quieras.

“Se llama plazo fijo porque el tiempo durante el cual la inversión permanece inmovilizada se pacta al comienzo”

Para entender mejor qué es un depósito a plazo fijo, lo mejor es un ejemplo. Supongamos que inviertes 10.000€ en un depósito con un plazo de un año, un tipo de interés del 0,80% y un pago anual. Al final de esos 12 meses, el banco te devolverá 10.080€, tus 10.000€ depositados más los 80€ de intereses generados. Ten en cuenta que tu banco te retendrá después el porcentaje de IRPF que exija Hacienda.

En una entrada anterior te contamos las diferencias entre cuenta remunerada y depósito a plazo fijo. Ambos productos son los que mejor encajan para aquellos clientes que quieren disminuir los riesgos al máximo sin renunciar a obtener una rentabilidad. 

Esperamos haber aclarado tus dudas y que tengas claro qué es un depósito a plazo fijo. Si crees que esta información puede ayudar a otros, compártela ahora en tus redes sociales. 

 

También puede interesarte...

Una forma más fácil y rápida de pagar.
Google Pay

Saber más