Vender piso con hipoteca, ¿cómo puedo hacerlo?

26 diciembre 2019

20

Casa-con-hipoteca

Cambias de ciudad por trabajo, crece la familia y te quedas sin espacio para todos, te acabas de divorciar y vas a vender la mitad de tu antiguo hogar a tu ex pareja. Los cambios son siempre bienvenidos cuando son a mejor, pero si a estas vicisitudes les añades una vivienda hipotecada, la situación se complica un poco. Si quieres saber cómo vender un piso con hipoteca, te contamos qué posibilidades tienes. 

Vender o comprar un piso si aún está vinculado a una hipoteca es más sencillo de lo que crees. De hecho, este tipo de operaciones son más comunes de lo que piensas. Por ejemplo, en el primer trimestre de 2019 se vendieron 107.889 viviendas de segunda mano, según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

En ese mismo periodo, se cancelaron 134.497 hipotecas en todo el país, frente a las 134.295 firmas de préstamos nuevos, según las estadísticas más recientes de la Asociación Hipotecaria Española (AHE). Como puedes comprobar, el mercado está muy vivo. 

Antes de buscar una fórmula para vender casa con hipoteca te conviene tener claro por cuánto la compraste, qué cantidad del préstamo tienes pendiente y por cuánto crees que vas a poder cerrar la venta. Estas tres cifras te ayudarán a decantarte por una de las dos principales formas que tienes de colocar la vivienda en el mercado:

  1. Vender el piso y cancelar la hipoteca. 
  2. Vender el piso y que el comprador se subrogue a tu hipoteca.

“Vender la casa con hipoteca para después cancelarla es una muy buena opción”

1. Cancelación de hipoteca por venta de vivienda

Vender la casa con hipoteca para después cancelarla es una muy buena opción, pero debes tener en cuenta dos posibles escenarios: 

  • Vendes por más dinero de lo que te queda por pagar de tu préstamo.
  • Vendes por menos del capital pendiente. 

Como imaginarás, la primera situación es la más interesante y la más fácil de conseguir. Para ello, puedes cancelar la hipoteca en el momento exacto en que el comprador firme la escritura ante notario. Necesitarás que tu banco te proporcione el certificado de deuda pendiente. Lo entregas al notario y al representante de la entidad. Y, en cuanto el comprador te entregue tu cheque, debes acudir de nuevo a tu banco para liquidar la deuda pendiente mediante un ingreso. 

Debes recordar dos asuntos. El primero, que es posible que tu hipoteca tenga una comisión de cancelación y, por lo tanto, debas pagar. Echa un vistazo a tu contrato para comprobarlo. El segundo, que el dinero que te sobre después de vender el piso con hipoteca y pagar las comisiones, es una ganancia patrimonial que está sujeta a impuestos. 

La segunda situación puede ocurrir si tu deuda es muy elevada o el mercado no te permite vender al precio que quieres, así que venderás por menos del capital que te queda por pagar. El proceso para la cancelación de hipoteca por venta de vivienda es similar al anterior, pero tendrás que negociar con el banco que la cantidad que te falte te la convierta en un préstamo personal o pedirlo a otra entidad.

“Con la segunda opción, subrogar la hipoteca al comprador, la deuda pendiente con tu banco pasa al comprador”

2. Vender el piso y que el comprador se subrogue a tu hipoteca

Con la segunda opción, subrogar la hipoteca al comprador, la deuda pendiente con tu banco pasa al comprador. Esta situación tiene un pero: el banco emisor de la hipoteca es el que tiene la última palabra para conseguir la subrogación de la deuda pendiente. Será quien estudie el perfil del comprador y establezca las condiciones del préstamo que está a punto de adquirir.

¿Cómo vender el piso con hipoteca mediante este método tan común? Siguiendo 4 sencillos pasos:

  1. Tienes que ir a tu banco con el comprador y solicitar la subrogación de la hipoteca. 
  2. El banco estudia el perfil del comprador y solicita credenciales y documentos. El estudio suele correr de tu cuenta como vendedor, así como la tramitación y la posible comisión de subrogación. 
  3. Si el banco da el visto bueno a la operación, ambas partes firmáis un documento para cambiar el nombre del titular de la hipoteca. 
  4. Desde ese momento, el comprador es el responsable de abonar las cuotas, cubrir pagos atrasados y asumir las condiciones de la nueva hipoteca. 

Como puedes comprobar, se puede vender un piso con hipoteca y no es tan difícil como parece. Esperamos que esta entrada te ayude con el trámite y despeje tus dudas. Si te ha sido de utilidad, ¿por qué no compartes en tus redes sociales para que le sirva a tus familiares y amigos?

También, existen otras opciones si quieres cambiar de casa estando esta hipotecada. Te contamos.

También puede interesarte...

Pagar con tu móvil te conviene.
Google Pay

Saber más