Hipoteca sin ahorros, ¿se puede pedir al banco?

16 enero 2020

55

Hipotecasinahorros_1

Firmar un préstamo hipotecario para conseguir el hogar de tus sueños es una relación a largo plazo con tu banco. Sin embargo, puede que no tengas todo lo que la entidad financiera necesita para iniciar esa relación. Dicho de otro modo, es posible que en vuestra primera cita no tengas ahorrado el dinero suficiente para afrontar el pago de la entrada del piso: el 20% que por ley debes aportar al inicio. Sin embargo, no todas las relaciones son iguales. La hipoteca sin ahorros existe pero, ¿se puede pedir al banco?

El pago de la entrada es, por ejemplo, la gran barrera de entrada de los jóvenes para acceder a una vivienda. De hecho, un 25% de los menores de 35 años en España confiesa no ser capaz de firmar una hipoteca por la falta de los ahorros necesarios para afrontar el pago inicial, según un estudio de AEDAS Homes. Aunque un 58% ya esté ahorrando para ello, la mayoría tiene menos de 15.000€ en su cuenta, insuficiente para solicitar un préstamo hipotecario.

“Ten en cuenta, además, que debes sumar los gastos de la hipoteca al 20% inicial del coste total de la vivienda que el banco te pedirá por ley”

¿Por qué los bancos no suelen conceder hipoteca sin ahorros?

La respuesta la tiene el Real Decreto 716/2009, de 24 de abril: “El préstamo o crédito garantizado no podrá exceder del 60% del valor de tasación del bien hipotecado, salvo para la financiación de la construcción, rehabilitación o adquisición de vivienda, en las que podrá alcanzar el 80% de aquel valor. El límite del 80% a la relación entre el préstamo o crédito garantizado y el valor de la vivienda hipotecada podrá superarse, sin exceder en ningún caso del 95% si el préstamo o crédito hipotecario cuenta con aval bancario prestado por entidad de crédito distinta de la acreedora o se halla cubierto por un seguro de crédito”. 

Ten en cuenta, además, que debes sumar los gastos de la hipoteca al 20% inicial del coste total de la vivienda que el banco te pedirá por ley. Esto es, los gastos de notaría, de gestoría o el pago del Impuesto de Actos Jurídicos Documentados (IAJD), entre otros. Te ponemos un ejemplo para que entiendas por qué la hipoteca sin ahorros no es habitual. 

Imagina que quieres comprar el piso de tus sueños por 200.000€ en Madrid. Si haces el cálculo rápido, el banco te puede conceder hasta 160.000€ y debes abonar 40.000€ como entrada. Sin embargo, si tienes ahorrados 40.000€ no será suficiente, porque a esta cantidad debes sumar unos gastos iniciales aproximados de 14.200€. En total, para poder entrar a vivir, necesitarás 54.200€. Por cierto, siempre puedes utilizar nuestro simulador de hipotecas para hacer tus cálculos. 

“La hipoteca sin ahorros también puede darse en el caso de los conocidos como pisos de los bancos”

¿Existe de verdad la hipoteca sin ahorros?

Existe, al menos según una noticia de La Vanguardia. Según este medio, aunque no lo digan abiertamente, 7 de cada 10 bancos están dispuestos a negociar una financiación superior al 80% del valor de una vivienda con parejas jóvenes con un buen perfil, pero con ahorros limitados, los justos para cubrir los gastos de la hipoteca y la compraventa. 

Aquí entra en juego tu capacidad de negociación y el llamado esfuerzo económico, que es el dinero que una persona o una pareja puede aportar para afrontar la cuota mensual de su hipoteca. Si el pago está muy por debajo del 30% de los ingresos mensuales del titular del préstamo, el banco podría ser más favorable a conceder una hipoteca sin ahorros. Por ejemplo, si los ingresos son de 3.500€ al mes y la cuota de 525€. 

Aunque no es un escenario habitual, este tipo de hipoteca también puede darse en el caso de los conocidos como pisos de los bancos. Las entidades financieras en España cuentan con un gran número de inmuebles provenientes de los embargos de los últimos años. La venta de estos inmuebles es una prioridad, así que pueden ofrecer mejores condiciones de financiación. 

En resumen, la hipoteca sin ahorros no es tan sencilla de conseguir aunque exista. Si esta entrada te ha resultado de utilidad, ¿por qué no compartes en las redes sociales para que llegue a más personas?

Una forma más fácil y rápida de pagar.
Google Pay

Saber más