¿Qué es el periodo de carencia de una hipoteca? ¿Puedo pedirlo?

8 marzo 2019

90

Información sobre el periodo de carencia

Es posible que alguna vez hayas oído hablar del periodo de carencia de una hipoteca. O que estés es una situación económica delicada de forma temporal y te la hayan aconsejado pero que no tengas muy claro qué significa. No te preocupes, entendemos por lo que puedes estar pasando y por eso te ayudamos con esta entrada.

¿Qué es el periodo de carencia? Una posible solución para aquel que no puede afrontar el pago de las cuotas mensuales de su hipoteca durante un tiempo, ya sea porque ha surgido un imprevisto o un inconveniente ocasional. Es una opción que deberías pedir al banco cuando se acerca ese momento crítico en el que no tienes claro si podrás afrontar las cuotas.

Durante este plazo, tu banco te permite pagar una cuota mensual inferior, o incluso no pagarla, como posible solución ante un eventual impago. Ten en cuenta que tendrás que negociarlo con tu entidad y que antes de nada estudiará tu situación económica con detenimiento.

“El periodo de carencia de una hipoteca es una posible solución para aquel que no puede afrontar el pago de las cuotas mensuales de su préstamo durante un tiempo”

En cualquier caso, un periodo de carencia puede prolongarse desde varios meses hasta varios años, siempre en función de las condiciones de tu contrato de préstamo y de lo que consigas negociar con tu banco. En algunos casos, puedes llegar a conseguir reducir la cuota mensual en un 50%, aunque cada situación es diferente.

Si estás en la comprometida situación en la que quizá no puedes pagar la hipoteca, existen dos tipos de periodos de carencia: parcial y total.

Periodo de carencia de hipoteca parcial

Gracias a esta posibilidad, puedes acordar dejar de pagar el capital de tu cuota y, de forma temporal, devolver solo los intereses. Esto te permite reducir el abono mensual hasta que seas capaz de mejorar tus finanzas como para volver a una situación de pagos normal.

Supongamos que cuentas con una hipoteca media en España, según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) sería de un importe de 130.651€, un tipo de interés del 2,61% y un plazo de 20 años. Esto significa que estás pagando 699,35€ al mes.

“El periodo de carencia de una hipoteca es una posible solución para aquel que no puede afrontar el pago de las cuotas mensuales de su préstamo durante un tiempo”

Si consigues negociar con tu banco un periodo de carencia de 2 años, durante este plazo pagarás solo 284,17€ al mes. Como puedes comprobar, tu cuota se ha reducido considerablemente en un 59,4%. Sin embargo, una vez cumplidos los 24 meses, tu pago mensual ascenderá a 758,68€ para compensar esa reducción anterior, lo que equivale a un 8,5% más que la cuota original.

Por cierto, puedes calcular tu propio ejemplo con una útil aplicación del Banco de España (BdE).

Periodo de carencia de hipoteca total

Cuando consigues un periodo de carencia de hipoteca total, dejas de pagar tu cuota mensual al banco durante el plazo acordado. No abonas ni capital ni intereses.

Si seguimos el mismo ejemplo anterior, con una hipoteca de 130.651€, un tipo de interés del 2,61% y un plazo de 20 años, estarías pagando 699,35€ al mes. Si solicitas un periodo total de 2 años, no pagarás nada durante ese tiempo.

Transcurrido el plazo de 24 meses, volverías a pagar. Esta vez, una cuota mensual de 799,29€, un 14,3% más alta que antes.

Como puedes comprobar, la principal ventaja del periodo de carencia de una hipoteca es que te ayuda a navegar las aguas de un momento financiero complicado. Sin embargo, cuenta con una desventaja apreciable: encarece el precio final del préstamo.  

Otro gasto que debes tener en cuenta es la novación. Como la carencia es una modificación del contrato de préstamo, tendrás que proceder a una novación hipotecaria, que puede suponer gastos de notaría y alguna comisión.

Una forma más fácil y rápida de pagar.
Google Pay

Saber más