El Gobierno prepara la regulación del teletrabajo

21 septiembre 2020

76

teletrabajo

¿Es el teletrabajo la nueva normalidad? Lo ha sido, al menos, desde que el Gobierno decretó el Estado de Alarma el pasado 14 de marzo de 2020. La cuarentena obligada ha sido la primera gran experiencia colectiva de trabajo desde el hogar con resultados dispares para los negocios, los empleados y los administraciones públicas. ¿Prepara una nueva regulación del teletrabajo el Gobierno?

Antes de la cuarentena menos del 10% de los trabajadores tenía la capacidad de trabajar desde casa. El confinamiento multiplicó por tres el número de personas en teletrabajo, según los datos recopilados por Eurofund. En este escenario, el Ministerio de Trabajo se puso manos a la obra, algo tarde, para regular la nueva normalidad productiva.

“El reto más evidente de la nueva regulación del teletrabajo es establecer un marco para la gestión del tiempo de trabajo y de descanso”

Hasta ahora, el teletrabajo ha estado pobremente regulado a través de los cinco puntos del artículo 13 del Estatuto de los Trabajadores. De hecho, en esta normativa apenas se roza la compleja superficie que supone trabajar desde el domicilio particular. Tan solo incluye una breve mención a los derechos del empleado, sin entrar en detalles. 

Teletrabajo: la nueva regulación para fijar límites

El Ministerio de Trabajo ha diseñado una nueva regulación del teletrabajo que deberá ser convertida en ley. Tiene como objetivo el establecimiento de derechos y de garantías para las personas que trabajen a distancia, así como fijar con claridad los límites del ejercicio del trabajo a distancia. 

El reto más evidente de la nueva regulación del teletrabajo es establecer un marco para la gestión del tiempo de trabajo y de descanso, la principal fuente de estrés durante el confinamiento. Todo indica que el ministerio establecerá que la empresa y el trabajador acuerden y dejen por escrito los detalles de las rutinas. Por ejemplo, se puede negociar un horario flexible aunque el negocio fije unas franjas de disponibilidad.

 

“Será un derecho de los teletrabajadores que la empresa le proporcione los medios, equipos y herramientas necesarios para desarrollar su actividad”

El segundo reto del teletrabajo es que exista una igualdad de trato y no discriminación entre los profesionales que acudan al centro de trabajo y los que produzcan desde casa. Esto se aplica, de forma práctica, por ejemplo, a una igualdad de salario. 

Trabajar desde casa será voluntario, según el borrador que maneja el ministerio. Dicho de otra forma, es un derecho de las personas, no una obligación. La empresa no podrá imponerte el teletrabajo, tendrá que ocurrir por acuerdo entre las partes según el tipo de contrato de trabajo. 

Un gran reto de la nueva normativa tiene que ver con los gastos derivados del trabajo en tu domicilio. Será un derecho de los teletrabajadores que la empresa le proporcione los medios, equipos y herramientas necesarios para desarrollar su actividad. Es posible que la regulación opte porque el trabajador tenga derecho a la compensación total de gastos. ¿Se incluirán ordenadores, sillas ergonómicas y facturas de Internet?

La compensación por el uso del lugar de trabajo habitual no se ha fijado por ahora con claridad y arroja serias dudas en España. Un escenario favorable para los empleados es el aplicado en Suiza desde el 25 de mayo, cuando el Tribunal Supremo Federal dictaminó que las compañías tienen la obligación de pagar parte del alquiler de sus empleados si han sido enviados a casa. 

Estas son las líneas principales de la nueva regulación del teletrabajo que prepara el Gobierno. Esperamos que esta entrada haya aclarado algunas de tus dudas y te sirva para entender cómo trabajaremos en la nueva normalidad. Si te ha ayudado, comparte en tus redes sociales para que llegue a más personas.

Pagar con tu móvil te conviene.
Google Pay

Saber más