¿Qué opciones tengo para quedarme con la vivienda si me divorcio?

26 agosto 2020

1

10-casa-divorcio

¿Qué pasa con la vivienda si me divorcio? Disolver un matrimonio es una situación estresante y complicada de gestionar, donde entran en juego muchos elementos. Si la pareja tenía un inmueble en común, la escena se complica todavía más. En esta entrada, compartimos contigo las opciones que tienes para quedarte con la vivienda en caso de divorcio

En España se producen más de 100.000 divorcios anuales, tras un matrimonio con una duración media de 16,4 años, según los datos recopilados por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Esto significa que, cada año, muchas más personas de las que imaginas se preguntan qué pasa con su vivienda en caso de divorcio. Por si acaso, sabemos que es importante que conozcas tus posibilidades. 

Lo primero que debes considerar es el régimen del matrimonio antes del divorcio. Cada uno tiene una serie de opciones diferentes para solucionar el conflicto alrededor de la vivienda en caso de divorcio. Existen tres regímenes a la hora de casarse: sociedad de gananciales, régimen de participación o separación de bienes. Entramos en detalles. 

“Para quedarte con la vivienda si te divorcias, tendrás que conseguir una extinción de condominio”

Vivienda si me divorcio: ¿qué régimen?

La situación más complicada para la vivienda si te divorcias es la sociedad de gananciales que, sin embargo, es la más común entre los españoles. En este contexto, los bienes comunes serán repartidos a partes iguales, al 50%, entre los cónyuges cuando realicen la liquidación de gananciales, según el artículo 1344 del Código Civil. Los gananciales son los bienes adquiridos durante el matrimonio, como por ejemplo, la vivienda en la que viven. 

En sociedad de gananciales existen 3 opciones para la vivienda: venderla, alquilarla a un tercero o que una de las partes se quede con la casa. La venta suele ir acompañada de conflictos por el precio y la fecha de la operación y el dinero suele ir destinado a liquidar la parte proporcional de la hipoteca de cada uno. En caso de alquiler, lo habitual es que lo ingresado cada mes sirva para devolver la hipoteca. 

Si lo que quieres es jugar tus opciones para quedarte con la vivienda si te divorcias, tendrás que conseguir una extinción de condominio. Está regulada en los artículos 400 y 406 del Código Civil y es una forma práctica de dividir una comunidad de bienes, en la que una de las partes cede la propiedad de la vivienda a otra. Con la cesión de propiedad se suele producir el pago de una cantidad a favor del titular que cede, aunque no es obligatorio.

“La situación más complicada para la vivienda si te divorcias es la sociedad de gananciales, la más común entre los españoles”

Esta fórmula para quedarse con la vivienda si te divorcias es la más económica porque solo paga el impuesto de  Actos Jurídicos Documentados (AJD), que se aplica entre un 0,5% y un 1%, según la comunidad autónoma, sobre el valor real de los bienes adjudicados. 

En esta situación, lo normal es que el banco haga un estudio económico del excónyuge que se quiere quedar el inmueble para determinar si puede pagar él solo lo que quede de hipoteca. Si la propuesta encaja con sus políticas de riesgos, propondrá una novación del préstamo hipotecario, que es un cambio en las condiciones del contrato. 

Por cierto, existe otra opción: que uno de los miembros de la pareja reciba la vivienda por sentencia judicial. Este caso es habitual cuando se produce el cuidado de menores. La vivienda si te divorcias seguirá teniendo una hipoteca y el banco no eliminará a ninguno de los titulares, que estarán obligados a seguir pagando su cuota. 

Por el contrario, si el matrimonio se celebró bajo separación de bienes, el conflicto de la vivienda en caso de divorcio es más sencillo. La legislación establece que los bienes que se han adquirido antes de la unión corresponden solo a la persona propietaria de este bien. Si uno de los dos compró un apartamento antes de la boda, tras el divorcio seguirá siendo el dueño o dueña legal del inmueble. 

En el último escenario, el de régimen de participación, cada uno de los miembros de la pareja participa en las ganancias obtenidas durante el matrimonio. Sin embargo, en caso de divorcio, cada cónyuge participa en las ganancias conseguidas por el otro durante el matrimonio. 

Esperamos que en esta entrada te hayan quedado claras las opciones que tienes para quedarte con la vivienda si te divorcias. Si crees que la información puede ayudar a otras personas, comparte ahora en tus redes sociales.

Una forma más fácil y rápida de pagar.
Google Pay

Saber más