¿Qué es un leasing inmobiliario: ventajas y desventajas?

21 enero 2021

4

leasing_inmobiliario_ventajas_desventajas

El leasing inmobiliario es una fórmula cada vez más demandada para conseguir una oficina, una nave industrial o un local comercial. Una alternativa al tradicional préstamo inmobiliario para empresas o para autónomos. En esta entrada compartimos contigo en qué consiste y cuáles son sus principales ventajas y desventajas. 

Antes de entrar en detalles, piensa en el leasing inmobiliario como una forma de financiar la adquisición de un local o una nave para desarrollar tu actividad económica o lanzar tu negocio sin el esfuerzo financiero que supone firmar una hipoteca. 

¿Pero qué es exactamente esto del leasing inmobiliario? El arrendador cede al arrendatario el uso y disfrute del local a cambio del pago de unas cuotas mensuales que incluyen los intereses. 

Cuando termina el contrato de leasing inmobiliario, una vez pagadas todas las cuotas periódicas, el arrendatario puede rematar con la compra de local o de la oficina o bien devolverlo. Si quiere adquirirlo, pagará un precio residual. Este se calcula en función de la diferencia entre el precio original del inmueble y lo pagado por el arrendatario. 

Es una modalidad de financiación a medio o largo plazo mediante un contrato de arrendamiento financiero

Para que nos entendamos, en el leasing inmobiliario existen 3 actores frente a los 2 habituales en una hipoteca, que son el banco y el que compra la oficina o la nave. ¿Quiénes?

  1. Quien vende el inmueble.
  2. Quien solicita el leasing inmobiliario. 
  3. La sociedad de arrendamiento financiero. 

Ventajas del Leasing inmobiliario

El leasing inmobiliario tiene una serie de ventajas que conviene que conozcas:

  1. Puedes financiar hasta el 100% del inmueble que necesita tu negocio.
  2. Es una buena opción para no inmovilizar muchos recursos.
  3. El precio queda fijado desde el principio, lo que te permite planificar las finanzas del negocio y queda al margen de los movimientos del IPC o el Euribor. 
  4. Las cuotas de amortización del leasing inmobiliario se pueden considerar como un gasto tributario. Es decir, son deducibles como gasto
  5. Abonas el IVA de forma escalonada en cada cuota, no al principio. 

Es compatible con otras líneas de financiación pública, como los préstamos Instituto de Crédito Oficial (ICO) o del Banco Europeo de Inversiones (BEI).

Cuando termina el contrato de leasing inmobiliario, una vez pagadas todas las cuotas periódicas, el arrendatario puede rematar con la compra de local

Desventajas del Leasing inmobiliario

Del mismo modo, esta forma de financiar los inmuebles que necesitas para llevar a cabo la actividad de tu negocio tiene una serie de desventajas a considerar:

  1. El coste financiero de la deuda suele ser mayor frente a un crédito bancario normal.
  2. El leasing inmobiliario solo está disponible para empresas o autónomos
  3. Solo recibes la propiedad del bien una vez terminado el contrato de leasing. 
  4. No incluye los servicios adicionales que puedas necesitar, como el seguro o el mantenimiento. 
  5. Si cancelas el contrato de leasing inmobiliario antes de tiempo porque quieres mudarte a un sitio más grande, tendrás que pagar una penalización.

Por cierto, recuerda que el leasing y su primo el renting son dos caras de la misma moneda. La principal diferencia: que con el leasing tienes una opción de compra final, algo que no contempla el renting. 

Esperamos que esta entrada haya resuelto tus inquietudes en torno al leasing inmobiliario y puedas tomar la mejor decisión posible teniendo en cuenta sus ventajas y desventajas. 

Pagar con tu móvil te conviene.
Google Pay

Saber más